Desmontando las mentiras sobre el tema de la migración venezolana (III).

*JUAN MARTORANO.
Ante las verdades que estamos develando con el tema de la migración venezolana, ciertamente los operadores psicológicos de servicios de inteligencia de potencias enemigas de Venezuela comienzan a escribirme y creen que me insultan, pensando que me van a amilanar. Desde ya les señalo que no pierdan su tiempo, y ahora es cuando escribiré sobre estos temas, y daré cifras incluso del propio sistema de Naciones Unidas, que colocan en su justa dimensión la real situación migratoria en Venezuela.
Curioso que estas personas que me escriben plantean de manera abstracta el tema, y no con las especificidades con las que lo he hecho este servidor quien escribe estas líneas. No es lo mismo hablar de emigración (venezolanos y venezolanas que han decidido irse del país para establecerse en otro) que de inmigración (ciudadanos y ciudadanas extranjeros y extranjeras que deciden establecerse en el nuestro), y que ciertos actores políticos solo ven una sola arista de la migración en Venezuela, lo que descalifica su apreciación por realizarse de manera sesgada y a conveniencia.
De ningún modo he negado la migración en Venezuela, todo lo contrario. Los promotores de los Derechos Humanos bajo visión crítica entendemos este fenómeno como parte del ejercicio al libre tránsito o circulación, reconocido no solo en el artículo 50 de nuestra Carta Magna, sino también en diversos tratados internacionales tales como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos (artículos 12 y 22, respectivamente). Incluso en países como Ecuador y Chile, este tema es tratado como movilidad humana, hasta el punto que sus cancillerías se denominan Ministerios de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, por darle incluso rango constitucional a este derecho.
Venezuela siempre ha sido un país de constantes flujos migratorios. Y estos a lo largo del siglo XX fueron impulsados, principalmente a las particularidades económicas del país, y las cuales funcionaron como factor de atracción para la migración internacional. Asimismo, las políticas de Estado y las coyunturas internacionales, conflictos bélicos o regímenes dictatoriales en otros países, potenciaron y potencian aún este proceso social, lo que ha dado como resultado y continúa dándolo, impactos en los rasgos demográficos, étnicos y culturales.
Históricamente la política migratoria del Estado venezolano presenta tendencias al fomento de la inmigración desde el siglo XIX, pero a partir de la transformación económica derivada de la explotación petrolera durante el siglo XX, se evidencia un impacto significativo de inmigrantes internacionales en el territorio del país.
En 1945 se definió una política de “puertas abiertas” a la inmigración, y los requisitos exigidos en aquel entonces eran poco estrictos, consistiendo en poseer menos de 35 años de edad, poseer buena salud y presentar buena conducta. Esta apertura se justificó políticamente como una respuesta solidaria de Venezuela hacia los ciudadanos y ciudadanas del mundo aquejados y aquejadas por las terribles consecuencias de la Segunda Guerra Mundial.
Es importante tomar en cuenta que, dada la historia migratoria de Venezuela como país receptor de flujos migratorios de origen diverso (y esto desde la colonia hasta la actualidad), el fenómeno reciente de la emigración carece de referentes consolidados, tanto en el ámbito oficial del Estado, como en el mundo académico relacionado con la investigación en el tema. Por su carácter emergente, este tema ha sido y es abordado desde la perspectiva periodística, sectorial y coyuntural, lo que hace mostrar visiones sesgadas sobre el mismo.
El debate público asociado al proceso migratorio de ciudadanas venezolanas y ciudadanos venezolanos ha sido orientado y se orienta principalmente a buscar un número total de emigrantes y a describir las condiciones de vida en tránsito y países de destino. Frente a ellos, y a partir de las fuentes de información disponibles, como investigaciones académicas, empresas encuestadoras organismos multilaterales, institutos nacionales de estadísticas de países de destino, en próximas entregas trataré de brindar un panorama más integral y con perspectiva de Derechos Humanos de la situación de la migración venezolana.
Por ahora, vamos a volcar nuestra atención en la siguiente cronología, a fin de poder observar, como a través de este tema, se busca construir toda una argumentación para un relato y una narrativa que legitime la actual injerencia “humanitaria” sobre Venezuela, con el fin de desencadenar una acción armada sobre el país y concretar un cambio de régimen e iniciar un proceso de “transición política”.
1.- El 31 de agosto de 2018, la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Delcy Rodríguez y el ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, denunciaron ante la ACNUR la campaña internacional que busca justificar la intervención “humanitaria” sobre Venezuela, en reunión con el Alto Comisionado de esa instancia, Mathew Crentsil y del coordinador del sistema de Naciones Unidas en Caracas, Peter Grohmann.
2.- La respuesta a estas denuncias formuladas por el Gobierno venezolano fue que los días 4 y 5 de septiembre del presente año, trece países de la región (Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, México, Panamá, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay) se reunieron en la ciudad de Quito (Ecuador) para tratar el tema de la “regularización de los migrantes venezolanos”, esto para obtener fondos externos para atender el éxodo desatado por la “crisis en Venezuela”.
3.- Pocos días después, el 19 de septiembre, y en plena instalación del 73 período de sesiones de la ONU, la Alta Comisionaduría de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), designan al ex vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein como representante especial para los refugiados y migrantes venezolanos que “huyen de la crisis de su país”.
4.- El 23 de octubre y en pleno desarrollo de las caravanas centroamericanas de migrantes que se dirigen hacia Estados Unidos, el vicepresidente de ese país, Mike Pence acusa a Venezuela, y específicamente al Presidente de la República Nicolás Maduro de “financiar” las referidas caravanas, esto a poco más de dos semanas de las denominadas “elecciones de medio término” en EEUU.
5.- El 8 de noviembre de 2018, luego de la realización de las elecciones de “medio término” en Estados Unidos, la ACNUR y la OIM anuncian que el número de migrantes venezolanos ascendería a 3 millones de personas. Estos señalamientos los formulo el representante especial para los refugiados y migrantes venezolanos designado por esas instancias, Eduardo Stein. Lo peligroso de estas afirmaciones, es que en función de esta “realidad” se ha procedido a la convocatoria a una segunda reunión con gobiernos de la región a realizarse el 22 de noviembre de 2018 en Quito (Ecuador) una vez más, para tratar este tema y trabajar en el diseño de un “Plan Regional de Respuesta Humanitaria para los refugiados y migrantes venezolanos” a partir del mes de diciembre.
No obstante, un día antes, el 7 de noviembre de 2018, en el marco de la conmemoración del aniversario de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE) en Venezuela, y de acuerdo a nota publicada por nuestra Cancillería en su portal web, se otorgaron 35 reconocimientos a ciudadanos extranjeros y ciudadanas extranjeras a su condición de refugiados y refugiadas que solicitaron tal condición ante el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, discriminados de la siguiente manera: 28 de nacionalidad colombiana, 6 de nacionalidad siria y 1 de nacionalidad saharaui. El acto contó con la presencia del Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz, del general Ángel Medina Pineda y Javier Izquiel, miembros de la CONARE, de Mathew Crentsil y Enrique Valles, representantes de la ACNUR presentes en el acto.
De ahí que hay crisis migratorias y humanitarias que se invisibilizan en este tipo de debates, así como se oculta que el Estado venezolano es el verdadero garante en la defensa y promoción de Derechos Humanos, pese al contexto de medidas coercitivas unilaterales que se le ha impuesto, y que fácilmente pudieran configurar genocidio y crímenes de lesa humanidad contra el Estado- Nación venezolano.
6.- El 15 y 16 de noviembre de 2018, se reunió en Guatemala, ciudad capital del país con el mismo nombre, la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, donde el tema de la migración venezolana, si bien no fue tratado en profundidad, no por ello dejo de ser mencionado. Todo forma parte del preludio de la legitimación de la intervención humanitaria.
7.- Hay que tomar debida nota de las advertencias formuladas por José Negrón Varela, quien en su artículo titulado “La niela de la guerra se posa sobre el sur de Venezuela” nos advierte que entre el 18 y 30 de noviembre se estará realizando en Brasil la octava edición del ejercicio “Crucero del Sur” (CRUZEX), en el que participarán al menos 14 países con unas 120 aeronaves aproximadamente. El CRUZEX  es uno de los ejercicios de mayor dimensión organizados por el ejército brasileño y tiene como una de sus misiones desarrollar varios escenarios de “guerra no convencional” con el enfrentamiento a fuerzas insurgentes y paramilitares, en el contexto de una misión de Naciones Unidas. Agregaría yo, que este ejercicio militar se realizará en vísperas de la venida del presidente de Estados Unidos, Donald Trump a la Cumbre del G-20 a realizarse entre los días 30 de noviembre y 1 de diciembre en Buenos Aires (Argentina).
Es evidente que todo esto se está realizando para la preparación y articulación de acciones por parte de actores políticos nacionales e internacionales en coordinación con conglomerados mediáticos, a fin de convocar a un conjunto de acciones a partir del 10 de enero de 2019, fecha de inicio del nuevo sexenio del Presidente Nicolás Maduro, a fin de convocar al pueblo de Venezuela, a la comunidad internacional a “defender la Constitución y propiciar el cambio político en el país”, bajo el argumento de que el Primer Mandatario Nacional continuaría “usurpando” los poderes presidenciales. De ahí que la manipulación en el tema de la migración venezolana adquiere importancia para los planes desestabilizadores contra el país.
En la próxima entrega revelaremos las razones del por qué de esta ofensiva de la administración Trump contra ciertos países en el mundo en este instante. Además de comenzar a tratar el tema de los incidentes con Colombia (país con el mayor número de migrantes venezolanos de acuerdo a ACNUR y OIM), y suministrar algunas cifras sobre la situación de Derechos Humanos en el país neogranadino.
Pendientes y vista.
¡Bolívar y Chávez viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
*Abogado y Analista Político, defensor de Derechos Humanos. Miembro de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC). www.juanmartorano.blogspot.comwww.juanmartorano.wordpress.com . @juanmartorano. Facebook: Juan Martorano Castillo, IG: @juanmartoranojmartoranooster@gmail.comj_martorano@hotmail.com y juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar  
 
Anuncios
Publicado en Contra la Impunidad, Derechos Humanos | Etiquetado | Deja un comentario

Hoy voy a pensar sobre…

Cristina González.- Ojalá pudiéramos ordenar el contenido en nuestro cerebro múltiple al despertar! Hoy voy a pensar…¡Para nada! Apenas abrimos los ojos y el clima ya nos condiciona el primer tema. La imposición no es sólo de la naturaleza, que, con ella no me meto. Cada día nos topamos con decisiones tomadas por otros, esos que elegimos en cada proceso electoral para que decidan por nosotros y cuando descubrimos lo que decidieron entramos en furia auténtica. No sé si les pasa a ustedes. A mi sí. Deciden poner florecitas a lo largo de la avenida Miranda y, aunque tengo miles de observaciones al respecto, no puedo más que escribirlo en estas líneas y, cuando sobra un minuto, en nuestras emisiones radiales.
Deciden abrir un sin número de universidades y pensamos ¿habrán recorrido las que ha habido siempre y las que surgieron más recientemente, como la Bolivariana, la de Chávez, y sabrán qué debe ser mejorado y en qué están fallas? Confieso que nos duele, particularmente la Universidad Central de Venezuela porque allí estudiamos, de allí egresamos y allí nos quedamos por décadas, en el empeño por devolverle algo de lo que nos había dado, sin pedirnos casi nada a cambio.
Y pensamos que esa casa que parió tantos hijos lúcidos, y también otros tantos disociados, merece una revisión profunda, no sólo desde el aparato burocrático, no… y no sólo en su planta física, que nos lastima al percibir su deterioro…no… requiere una mirada desde la reflexión crítica y amorosa que debe hacérsele a una institución secuestrada durante décadas por autoridades que, desde sus egos, la han manoseado impúdicamente para obtener prebendas dentro y fuera de su recinto.
Merece una revisión profunda sobre qué hacer ante los nuevos conceptos que nos imponen estos tiempos en cuanto a qué pensar y enseñar cuando el ser humano sea desplazado por la robótica, que no es el futuro, es el ahora; qué pensar y enseñar sobre la inmortalidad, ese concepto impuesto desde Silicon Valley para 2030; qué pensar y enseñar sobre la crisis del hambre que nos pisa los talones: qué pensar y enseñar sobre la descolonización para intentar ser libres algún día; qué pensar y enseñar sobre nuestras características como país… Y me quedo pensando ¿será que, como dicen los chamos, el “hashtag” que nos toca asumir ante las decisiones de otros es: #te la calas?
Cristina González
Profesora UCV
 
Resultado de imagen para cristina gonzalez yvke mundial
Publicado en Actualidad | Deja un comentario

En riesgo de desaparecer el Plan de Recuperación Económica y el Bs Soberano: Propuesta para evitarlo.

Oscar Javier Forero

En las vísperas de cumplirse los primeros 90 días del Plan de Recuperación Económica ya va siendo hora de los primeros análisis. Entre otras cosas, porque se supone -así se ha repetido incontables veces desde el Ejecutivo- que los mismos son de “evaluación y ajuste“. De más no está decir que dichos análisis enfrentan la severa dificultad de la ausencia casi total de indicadores oficiales, sin embargo, hay problemas y realidades que por su envergadura saltan a la vista. Oscar Javier Forero a un paso adelante en esta dirección y nos ofrece su perspectiva de lo que ha sido hasta ahora el desempeño del Plan, de lo que podría pasar de seguir la tendencia que llevan ciertos procesos y termina planteando algunas alternativas de acción.   
Por: Oscar Javier Forero
El pasado 20 de agosto el Jefe de Estado anunció la puesta en marcha de un Plan de Recuperación Económica que, más allá de sus detractores o simpatizantes, significó un punto de quiebre para con la agónica inacción a la que éramos conducidos desde hace por lo menos 3 años.
Por primera vez en un buen tiempo, el Presidente de la República reconocía una serie de errores que han coadyuvado, junto al creciente y cada vez más preocupante ataque político-financiero internacional, a la profundización de la crisis.
Esta actitud, que podría considerarse como normal en muchas otras latitudes, es y representa un momento que indudablemente nos conducirá a otro escenario distinto al que nos llevaba el laissez faire, laissez passer (dejar hacer, dejar pasar) que tristemente venia llevando a cabo el Ejecutivo.
Con la puesta en marcha del Plan se generaron múltiples expectativas hacia el fracaso o éxito del mismo. El propio Presidente de la República habló de dos años para comenzar a ver el esperado crecimiento en la economía venezolana.
No obstante, considero que se quedó corto en estas estimaciones: por un lado, la crisis tardó por lo menos cuatro años en traernos a este escenario. De igual forma, las medidas anunciadas tras 90 días del plan son insuficientes para las exigencias del propio engranaje económico y del país.
El conjunto de medidas gubernamentales tienen otro nudo crítico: dentro del Gobierno venezolano existen infinidad de problemas que dificultan la toma de decisiones y que abiertamente se evidencian, cada vez con mayor incidencia, dada la propia angustia que conlleva la interminable crisis.
Uno de los principales es la falta de unidad, dígase cuerpo, entendiéndose éste como un todo. Lamentablemente, no todos los involucrados en temas estratégicos como el económico están remando hacia el mismo rumbo, lo que dificulta tanto la toma de decisiones como la aplicación de las mismas. Esto se puede fácilmente evidenciar con la política cambiaria: se derogó la ley de ilícitos cambiarios, comprendiéndose como la antesala para eliminar el fatídico DICOM, a pesar de ya estar eliminada la mencionada ley, el propio Ejecutivo continua manteniendo una tasa de cambio que nuevamente raya en lo absurdo.
Otro aspecto que dificulta el funcionamiento y la propia eficacia que en este momento debería tener el Gobierno tiene que ver con la palpable improvisación. Si algo impide la obtención de logros y objetivos propuestos es la carencia de decisiones previamente analizadas y estudiadas. Si bien los procesos de planificación, y más en ciencias sociales, no pueden ser rígidos, una cosa es la aparición o el fortalecimiento de variables que afecten el plan y otra es desorientar la propia gestión de gobierno en un ir y venir, en un “anuncio de anuncios que nunca llegan y que terminan diluyéndose en el olvido”.
Sobre este punto en particular y a modo de ejemplo mencionaré sólo uno: la nueva política con respecto a la gasolina. Desde el pasado 20 de agosto se ha diferido el tema, a la fecha se desconoce si se aumentará el precio del combustible, su costo, cómo funcionará el subsidio, entre muchas otras incógnitas. Ello ha originado un clima de incertidumbre que termina por reflejarse en las crecientes colas para surtir en estados como Lara, Portuguesa, Carabobo y Aragua, los cuales comienzan a parecerse, por la propia escasez, a Táchira y Zulia.
Existen otros aspectos más que juegan un papel fundamental en el éxito o no del Plan de Recuperación: la aptitud, compromiso patriótico, revolucionario y capacidades técnicas de Ministros, Viceministros, asesores, Directores de instituciones y un largo etcétera, son también fundamentales para que el propio Gobierno pueda comprender las raíces y los orígenes de la crisis, así como las primordiales acciones a tomar para lograr contener la hiperinflación, la escasez, el desabastecimiento y el caos en los servicios.
De no garantizarse este punto elemental se podría estar hablando, con toda la convicción y el convencimiento del caso, de un paraguas como herramienta fundamental e inequívoca para detener de una vez por todas la tormenta (que ya pasó a vaguada sin siquiera darnos cuenta) pero que, dado el propio desconocimiento del tema, seguimos considerando una simple llovizna próxima a desaparecer.
Precisamente esto le está ocurriendo, desde un inicio, al Plan de Recuperación Económica. Si bien y como anteriormente mencione, el plan tiene aspectos importantes, como el hecho de que se tomen medidas, esto no es suficiente para garantizar el éxito del mismo. Pareciera que quienes lo impulsan no comprenden el origen y la raíz del problema, pareciera que subestiman temas estratégicos, pareciese que no aprenden de los errores.
En un artículo anterior, dejaba claro algunos temas con los que quiero insistir en esta ocasión:
A la fecha, por los menos 5 de los principales 8 marcadores del mercado paralelo que a diario se publican por twitter son estimados en Cúcuta, esto da luces para comprender que solucionar el problema del contrabando traspasa obligatoriamente de nuestras fronteras. Tal situación lleva a asegurar que las distorsiones que aquejan nuestra economía, a nivel externo, continuarán operando con total normalidad (…) no habrá medida, acción o maniobra que funcione, tal como se planea, puesto que inmediatamente se anuncia es burlada por el entramado que opera en torno a la economía delictiva tanto dentro como fuera del país.”
Más adelante señalaba que:
“La mezcla de variación abrupta (de precios) a lo externo, con congelación a lo interno resulta sumamente atractiva para el contrabando de alimentos (…) mientras nos deprecien el bolívar ahora “soberano” de la forma en que lo hacen seguiremos viendo salir de nuestras fronteras muchos de los alimentos que deberían copar los anaqueles venezolanos, además de que seguiremos en una ineludible escalada de precios”.
Nuestro país se acerca poco a poco al colapso, esta es una realidad inobjetable. Dicho colapso se evidencia en el franco deterioro de los servicios, en la abrumadora escasez, en el cierre de miles de comercios, en la paralización absoluta de cientos de empresas estatales, en el abandono de los puestos de trabajo de miles de personas que decidieron, en el mejor de los casos, salir de la economía formal a la economía informal, también se puede evidenciar el colapso al que nos acercamos, en la cada vez más limitada gestión de gobierno: no hay presupuesto público, de institución o ministerio, que aguante la creciente hiperinflación.
Con los primeros anuncios del plan se sintió un significativo alivio en el hogar de las familias más golpeadas por la crisis. El trabajador venezolano pasó de ganar 30 bolívares soberanos a percibir 1.800. En términos reales pasó de comprar medio cartón de huevos a lograr adquirir hasta 16 cartones del mismo.
Sin embargo con el paso de los días la inflación ha seguido en ascenso, los precios acordados, tal como se había estimado, no funcionaron y el salario se estancó. Si bien se anunció inicialmente un anclaje que evitaría el incremento de la brecha entre poder adquisitivo e inflación, éste hasta la fecha ha demostrado estar mal diseñado, pues se continuó manteniendo un marcador del dólar que solo sirve de estorbo.
El Ejecutivo Nacional podría eliminar el dólar preferencial (DICOM) y terminar por liberar la tasa de cambio (lo cual inicialmente, con la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios, se pensó que ocurriría). Esto establecería un único marcador de cambio determinado por el mercado que, con el anclaje del salario al petro (y el posterior anclaje de segundo grado al dólar), obligaría a actualizar los sueldos de manera periódica, evitando por ende la pérdida continua del poder adquisitivo de los ciudadanos.
En un mercado “normal”, libre de distorsiones exógenas como las que sufre Venezuela, sin agentes internos apostando por la depreciación artificial de la moneda, ésta podría ser una de las soluciones más inmediatas para evitar el empobrecimiento perenne de millones de venezolanos que obtenemos ingresos en bolívares. Pero, lamentablemente el escenario económico nacional es altamente complejo lo que no permite que se solucione un tema tan elemental como la pauperización del trabajo. Liberar la tasa de cambio anclando de manera indirecta el salario a la divisa estadounidense, dejando que nuestra moneda siga siendo depreciada por factores externos, podría aliviar el problema más no reduciría la creciente hiperinflación, estimada para 2019 en 13 millones por ciento, lo que a la larga sería insostenible.
Desde hace por lo menos 30 años la tasa de cambio que rige la relación dólar/bolívar y peso/bolívar ha sido determinada por los Operadores Cambiarios Fronterizos, coloquialmente conocidos como Casas de Cambio, apostados en la zona fronteriza colombo venezolana. Por muchos años hubo una interesante cantidad de cambistas ubicados en territorio venezolano, principalmente en San Antonio del Táchira y Ureña, pero éstos desaparecieron tras la disposición de la SUDEBAN de 2010 que las ilegalizó, dada la vulnerabilidad del sistema financiero fronterizo para efectuar grandes procesos de lavado de dinero.
Con el establecimiento del control de cambio en 2003, el mercado ilegal hizo su aparición y para ello ya existía una estructura lo suficientemente fuerte como para sustentarlo. El enorme flujo de divisas que ingresaron a Venezuela, producto del crecimiento en el precio del barril de petróleo y el posterior egreso dada las exorbitantes importaciones, muchas veces fraudulentas, sirvió de fuente para alimentar la ilegalidad y a su vez para enriquecer a empresas de maletín, funcionarios públicos, transnacionales y por supuesto, el propio sistema fronterizo que se encargó de triangular buena parte de estos ingresos.
Progresivamente, el mercado paralelo se fue transformando, también perfeccionando, gracias a los propios errores del Estado y al dejar hacer, dejar pasar de organismos como el Banco Central de Venezuela que con una actitud impávida permitieron y aún permiten que nuestro signo monetario sea depreciado arbitraria y desastrosamente, sin que se tome decisión alguna.
En Turquía, la lira perdió 40% en un par de semanas, el gobierno turco acusó a los Estados Unidos de aplicar una guerra económica para afectar las finanzas de Ankara. Actos eguido, el gobierno de Erdogan y el Banco Central de dicho país, no se quedaron en la mera denuncia, sino que, entre otras medidas de protección, le inyectaron 6.000 millones de dólares al mercado para obligar la baja del dólar. A la fecha, tres meses después de las fuertes depreciaciones, la lira ha recuperado 21% su valor con respecto a la divisa estadounidense.
En Venezuela, en los últimos tres meses, el dólar se ha incrementado 466%, en lo que va de año, 24881% y en los últimos dos años 1,5 millones por ciento. Ante semejante debacle, inaudita en el mundo, el Gobierno venezolano sigue viendo la depreciación como un simple espectador en un mercado donde escasean la toma de decisiones en la misma proporción que escasean las divisas.
Ante un desplome tan significativo no hay economía que soporte semejante descalabro sin caer en una grave crisis como la que padece Venezuela. Amerita por cuanto entender que mientras no se le dé especial atención a la depreciación arbitraria y artificial (pero que impacta en la realidad de toda la economía venezolana), los problemas se mantendrán.
El Plan de Recuperación Económica debe plantearse la mejora progresiva de nuestro signo monetario, bajo un enfoque totalmente diferente al que tradicionalmente ha tenido el Estado venezolano. Seguir tercamente determinando el valor de la divisa norteamericana a través de “decretos” es un absurdo, tan absurdo como continuar pensando que los precios se controlarán con gacetas, providencias y más fiscales en las calles. La hegemonía en el marcador del mercado de divisas no lo maneja desde hace mucho tiempo el Estado, el mudar de dólares a yuanes, rublos, rupias o euros como unidad contable de tranza no cambiará la realidad del mercado.
De no tomarse acciones efectivas para contener, de manera progresiva, la depreciación que sufre nuestra moneda el Plan de Recuperación fenecerá con la misma rapidez que sucumbieron los antecesores planes: Ofensiva Económica (2014), Estado Mayor para la Recuperación Económica (2015), Plan de Emergencia Económica (2016), las Seis Líneas de Acción (2016) y los 15 motores de la Agenda Económica (2016-2017). Peor aún más allá del fracaso de otro plan, más allá de un nuevo revés, lo realmente grave es que, dada la complejidad de la crisis muy probablemente estemos, unos con mayor responsabilidad que otros, cavando la tumba de nuestra unidad monetaria vigente desde 1879: El bolívar.
El desplazamiento que poco a poco viene teniendo nuestro signo monetario con respecto al uso de otras monedas como el peso colombiano y el dólar, no es más que el preludio de su desaparición. Grandes tiendas por departamentos como Traki tienen el atrevimiento de establecer cajas especiales para “pago en divisas”, locales nocturnos del Parque Nacional Waraira Repano bajo administración de Inparques ofrecen placenteras noches de fiesta tasadas en dólares, otros establecimientos no tan osados negocian directamente con los consumidores el pago, de los bienes y servicios que ofrecen, en divisas a través de transferencias bancarias internacionales. En fin, es un preludio bastante doloroso para quienes comprendemos las implicaciones no sólo económicas, sino simbólicas que esto conlleva en el devenir de la patria.
Para evitar el fenecimiento del Plan de Recuperación Económica y la desaparición del bolívar como unidad monetaria del país y sus ciudadanos, se debe optar por recuperar la soberanía económico-cambiaria del país. La mejor forma de combatir este flagelo no es ignorándolo o esperar que este se canse de atacarnos, cual ejercito ya exhausto de masacrar, sino estableciendo un robusto mercado cambiario apostado al lado venezolano que compita con el que a la fecha nos agrede. Dicho sistema debe reunir una serie de requisitos básicos para que tenga éxito:
1.- Aperturar una amplia oferta de casas de cambio en las principales ciudades del país, con especial énfasis en San Cristóbal, San Antonio del Táchira y Maracaibo, que genere un contrapeso real al sistema financiero que ampara el gobierno neogranadino y que logre captar el enorme flujo de recursos que circulan en esta zona. Del lado colombiano operan por lo menos, de acuerdo a la CEPAL, 1400 agentes entre operadores cambiarios, cajoneros, quienes llevan a cabo la tranza en una mesa y manoteros, los que efectúan cambio de bolívares a pesos y viceversa apostados en cualquier esquina sin ubicación específica.
2.- Tener como práctica comercial el dumping, esto implica pagar una tasa de cambio, para el venezolano, más atractiva que la pagada por sus competidores en Cúcuta. Si en territorio colombiano se ofrecen 10 pesos por bolívar, como ocurre a la fecha, el sistema financiero establecido en Venezuela debe pagar 12 o 13 bolívares por peso. Esto atraerá una importante cantidad de usuarios que estarán dispuestos a efectuar la tranza de bolívares a pesos que en gran medida representa el grueso del mercado, a su vez obligará a los cambistas ubicados del otro lado de la frontera a subir la cotización.
3.- Funcionar sin limitaciones burocráticas. En 2017 se aperturaron un conjunto muy limitado de Casas de Cambio (únicamente de Italcambio) en Táchira y Zulia, lo engorroso del proceso dio pie al nacimiento de gestores, la tasa de cambio era 4 veces superior a la determinada por Cúcuta, ello contribuyó a que la experiencia no funcionara y a engrosar los bolsillos de pequeños grupos que se dedicaron a multiplicar por 4 cualquier inversión.
4.- Operar con amplia oferta de divisas (especialmente pesos colombianos), para permitir la tranza de bolívares a pesos y viceversa. El ejecutivo tiene las herramientas comerciales y financieras para obtener la fuente que alimente, por lo menos en un corto y mediano plazo, el mercado cambiario.
5.- Paralelamente a ello se debe poner en funcionamiento una estrategia de denuncia internacional, ante organismos multilaterales, donde se deje evidencia del daño que la economía delictiva, muchas veces amparada por el Estado colombiano le hace a la República Bolivariana de Venezuela. Existen las herramientas jurídicas para demostrar que Colombia lleva a cabo prácticas de economía desleal, financiamiento y apoyo al terrorismo, promoción y permisividad hacia el contrabando, entre otros delitos.
6.- Establecer alianzas con sectores productivos, pertenecientes a la economía formal, tanto del lado venezolano como del lado colombiano, que se encuentren ampliamente golpeados por el deterioro de las actividades comerciales legales en la frontera. Es medular comprender que detrás de la opulencia que viene dejando la economía delictiva en ciudades como Cúcuta, Bucaramanga o Arauca, existe una economía formal que se encuentra duramente golpeada por el contrabando y la depreciación tan profunda del bolívar.
7.- Establecer alianzas con sectores políticos, académicos e intelectuales que aboguen por el establecimiento de una tasa de cambio razonable, que genere complementariedad, y no saqueo, entre los pueblos.
8.- Intervenir en la economía. El Banco Central de Venezuela no puede seguir siendo un simple espectador. Existe un marco jurídico que le obliga a velar por la estabilidad de nuestro signo monetario, dicho marco jurídico debe inexorablemente cumplirse.
9.- Liberar el dólar. En reiteradas ocasiones hemos escuchado a voceros gubernamentales argumentando que el control cambiario es una medida política y no económica, muy probablemente sea así, solo que los resultados evidencian que tanto política como económicamente el control cambiario ha sido un verdadero fiasco, especialmente en los últimos años. A la fecha dicho control está diseñado para que el asalariado venezolano tenga gastos calculados en dólar no oficial e ingresos calculados en dólar oficial, lo cual representa una completa desventaja para las finanzas de cualquier familia.
10.- Publicar información económica oficial. El país pareciera estar manejado como una tienda familiar, con mucha improvisación y desorden, lo cual no ayuda para nada a salir de la crisis. En resumidas palabras: Se le debe hablar con la verdad al pueblo, esto será el primer paso para comenzar a ofrecer un clima de tranquilidad, aun cuando los números sean absolutamente negativos.

 

 

Evidentemente hay otras acciones por tomar, la crisis que atraviesa el país es de amplias dimensiones, pero se considera que éstas que menciono podrían ayudar a evitar el fenecimiento del Plan de Recuperación y la desaparición del bolívar, no por decreto, sino por desuso comercial dada la asombrosa pérdida de valor que día a día resiste nuestra moneda y que innegablemente tiene un fin o punto de no retorno. Esperemos dicho punto de no retorno aún no haya llegado sin siquiera habernos dado cuenta.
Publicado en Economía y Finanzas | Deja un comentario

Hiperinflación, arma imperial.

Pascualina Curcio.

El ataque a la moneda es un arma de larga data. Forma parte del arsenal en las guerras no convencionales. De todas, es la más poderosa. Y como toda arma masiva, no discrimina.

Al manipular el valor de las monedas y “depreciarlas”, encarecen todos los bienes importados, sean éstos insumos para la producción o para el consumo final. Las estructuras de costos se modifican y con ellas los precios de todos los bienes y servicios de la economía. El objetivo del ataque es desencadenar la hiperinflación.

El aumento de los precios en más de 50% mensual, que es como se define la hiperinflación, tiene efectos devastadores: pulveriza el salario; contrae la producción; hace insuficiente el presupuesto público de gastos generando déficits fiscales; escasea el efectivo; estimula el acaparamiento; y por si fuera poco, la brecha cambiaria que se genera cuando manipulan la moneda, incentiva el contrabando de extracción.

El arma actúa psicológicamente sobre las expectativas de los agentes económicos quienes al observar continuas depreciaciones de la moneda, adaptan sus decisiones referenciándose, cada vez más, en ese tipo de cambio para marcar todos los precios.

Históricamente esta arma ha sido utilizada por el imperialismo con dos objetivos:

1) Derrocar gobiernos que representan una amenaza inusual y extraordinaria para la hegemonía de los grandes capitales, por ejemplo, los países europeos entre las guerras mundiales, siendo Weimar un ejemplo representativo; Nicaragua, 1988; Zimbabwe, 2008; Venezuela hoy.

2) Dolarizar: práctica de neo colonización que busca perpetuar la dependencia económica. Entre muchos, figuran Ecuador, 1999 y Argentina, 1990. No olvidemos que los dueños del dólar, no son el gobierno norteamericano ni mucho menos su pueblo. Los propietarios de la Reserva Federal son 8 magnates.

Hoy nuevamente accionan su principal arma. Los blancos son las monedas y los pueblos de Venezuela, Yemen, Irán, Turquía, Argentina y, quizás pronto, Brasil. En nuestro país, el ataque al bolívar ha sido 318.860.365% desde el 2013.

Las demostraciones teóricas y empíricas de lo aquí escrito están en el libro Hiperinflación. Arma imperial. Lo presentaremos en la FILVEN este viernes 16 a las 5 pm. Están todos invitados. La cita es en el Casco Histórico de Caracas.

Tomado de: Web VTV

Economista.
Pascualina Curcio
Publicado en Antiimperialismo | Etiquetado | Deja un comentario

Tareck El Aissami en reunión con la comisión de Alto Nivel Rusia-Venezuela.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Nicmer Evans: El desfalco a la Nación ha sido de 500 mil millones de dolares.

Publicado en Chavez los tiene locos | Etiquetado | Deja un comentario

La Causa R propuso el 10 de enero como fecha para un paro nacional.

Publicado en Chavez los tiene locos | Etiquetado | Deja un comentario

Zurda Konducta, VTV. Ladrones inflacionarios de Fedecámaras. AN golpistas 10 enero. Venezuela.

Publicado en Medios | Deja un comentario

Chávez acompaña al Cmdte. Fidel Castro Ruz, en su visita a la Cancillería.

Publicado en Chavez | Deja un comentario

Chávez acompaña al Cmdte. Fidel Castro Ruz, en su visita al Palacio.

Publicado en Chavez | Deja un comentario