El “voto castigo al revés” de Clodovaldo Hernández: Primeras evaluaciones de los resultados de las elecciones a la ANC del 30-J (IV).

*JUAN MARTORANO.

Resulta muy curioso, por lo menos para quien esto escribe, que así como no se hizo un análisis en profundidad de la derrota de las fuerzas revolucionarias el 6 de diciembre de 2015, en el marco de las elecciones parlamentarias escenificadas en la República Bolivariana de Venezuela, tampoco se haga una evaluación pormenorizada y concienzuda de los resultados de las elecciones de los y las constituyentistas del pasado domingo 30 de julio de 2017.
Y es en ese sentido, a una semana  y un día de la celebración de estos comicios, que se observan muy pocas evaluaciones y apreciaciones. Y esto pudiera hacer que los actores inmersos en la actual coyuntura puedan perder las perspectivas sobre la disputa de la hegemonía en estos momentos.
Hasta tal punto, que hemos podido observar que la Asamblea Nacional Constituyente ha empezado con todos los hierros, y han estado ocurriendo toda una serie de pronunciamientos y de hechos, como el ataque al fuerte Paramacay en Valencia, estado Carabobo, los cuales serán objeto de mayores análisis en próximos artículos.
Pero, volviendo al tema del análisis de los resultados, ciertamente hacer una evaluación de los mismos es una tarea ardua y un tanto compleja, pues para estos comicios, como en ningún otro que se recuerde en nuestra historia republicana, hubo un poco más de 6.120 candidatos y candidatas admitidos y admitidas (3.546 aspirantes territoriales y 2.574 sectoriales) no son “conchas de ajo”, como dirían algunos y algunas.
Pero, en esta entrega, me quiero permitir destacar las apreciaciones del brillante periodista Clodovaldo Hernández, quien en su análisis respecto a estos resultados del pasado 30-J tocó un aspecto, para mí inédito, y un elemento por demás interesante, que tiene que ver con lo que él denominó “el voto castigo al revés”.
En esa tesis, nos explica Clodovaldo, nos recomienda a las fuerzas revolucionarias reflexionar acerca de lo que él consideró como el extraño fenómeno ocurrido en esa fecha, que se permitió denominar “el voto castigo al revés”.
Nos recuerda Hernández que el denominado “voto castigo” se da contra las malas gestiones e los gobiernos. Y el ejemplo más duro que le toco vivir a la Revolución Bolivariana en ese sentido fueron los comicios parlamentarios del 6 de diciembre de 2015, cuando nuestro pueblo castigó a los candidatos y candidatas chavistas a la Asamblea Nacional por los efectos devastadores de la guerra económica propiciada por la oposición, y por los errores y omisiones de nuestro gobierno.
Pues bien, con año y medio más de inmisericordes maltratos a la población en general, y en particular a los más pobres, era de esperarse que este “voto castigo” se expresara con mayor fuerza, en este caso con mayor abstención. Pero ocurrió que, al contrario, mucha gente salió a votar pero fue para castigar a la dirigencia de la oposición por sus desmanes en estos últimos cuatro meses y por su evidente participación en la guerra económica durante más de cuatro años.
Es ahí donde este excelso periodista nos recomienda al chavismo la valoración especial de la conducta de un importante segmento de nuestra población que ejecutó el “voto castigo” y entender que es un factor volátil. Igualmente nos recuerda Clodovaldo, que es muy probable que buena parte de quienes castigaron a nuestro gobierno en 2015 hayan castigado el domingo a la oposición. Es entonces, que se trata de compatriotas que deben ser conquistados y conquistadas realmente por la Revolución, más allá de las veleidades de las pequeñas “venganzas electorales”.
Totalmente de acuerdo con esta apreciación de Clodovaldo Hernández, y es por eso que me permití compartirla a través de estas líneas.
¡ Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!.
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
¡Hasta la Victoria Siempre!


*Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  Tuiter@s Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com).jmartoranoster@g mail  ,j_martorano@hotmail.com , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Mentiras para pensantes

Les dijeron… les han dicho tantas cosas, tantas burdas mentiras. Mentiras que ofenderían a cualquiera que se considere medianamente inteligente. Mentiras que se tragaron gustosos mientras se autoproclamaban, ahogados en su soberbia, como el sector pensante de este país.
Este sector compró gustoso las historias más ridículas y descabelladas. “¡Ahí viene el Coco!”, les decían, en un goteo de terror absurdo, y ellos tan pensantes, aterrados bailando al son que les tocaba el miedo. El Coco les iba a quitar a sus hijos, que crecieron esperando el fatídico día en que iban a ser secuestrados y cubanizados. El Coco instaló bombillos espías en sus casas, convirtiendo sus vidas en reality shows para el disfrute exclusivo de Fidel, que no tenía nada mejor que hacer, ustedes saben, que ver a los venezolanos desde un bombillo.
Les dijeron que les iban a quitar sus casa, sus negocios y sus carros. Y se lo creían, a la vez que solicitaban créditos hipotecarios con intereses protegidos por el mismo gobierno maluco que los iba a expropiar. Compraron carros, y luego camionetas, y montaron un negocito que se convirtió en negoción, y fueron felices y no lo supieron, y se empeñaron en ser los Chacumbeles de esta historia.
Así siguen a cualquiera que diga que van a salir del chavismo ya, como sea. Parece que mientras más loco, mejor. Ciegos de rabia y miedo, se ponen siempre a la orden del atajo del golpe. Una y otra
vez, con una suicida resistencia al aprendizaje, a la reflexión, se suman a la recurrente marcha que los lleva al abismo de la derrota y el desencanto. Una y otra vez, entran en un trance caótico que los lleva a jugar al todo o nada. Y otra vez los deseos suicidas “Trump help us!”.
Y otra vez la histeria, el manto de sospecha sobre cualquiera que pretenda imponer la cordura. Y otra vez las profundas heridas sociales, económicas y políticas. Otra vez el vacío, todo por creerse las mismas mentiras, una y otra vez.
Y, como siempre, las aguas vuelven a su cause y los dirigentes opositores, sin recoger su reguero de mentiras ensangrentadas, se bajan del golpe imposible; imprimen franelas de campaña; y así, como si nada, invitan la gente pensante a votar por ellos. Todo esto, en plena dictadura.
¿Pensará por fin la gente pensante, o votará, oootra vez, sin pensarlo dos veces?
carolachavez.wordpress.com
Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Sanciones más severas contra Venezuela solo agravarían la crisis

“El marco legal de EEUU exige que la orden ejecutiva del Presidente declare la evidente falsedad de que existe “una emergencia nacional en cuanto a la amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional” que Venezuela supone para los Estados Unidos”
Mark Weisbrot.-El gobierno de Trump decidió ampliar las sanciones económicas existentes contra Venezuela, la semana pasada, al agregar 13 venezolanos más a la lista de personas penalizadas. Las medidas de este tipo siempre han sido de dudosa legitimidad y legalidad, por decirlo de forma suave.
El marco legal de EEUU exige que la orden ejecutiva del Presidente declare la evidente falsedad de que existe “una emergencia nacional en cuanto a la amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional” que Venezuela supone para los Estados Unidos. Además, las sanciones violan sin lugar a dudas la Carta de la Organización de los Estados Americanos (capítulo 4, artículo 19), al igual que otros tratados internacionales suscritos por EEUU.
Sin embargo, el verdadero peligro reside en lo que está por venir, puesto que el gobierno de Trump ha amenazado con imponer sanciones mucho más severas a la economía venezolana, la cual ya se ve sumida en una profunda depresión y está plagada por la escasez de alimentos y medicinas.
El viernes, un grupo de congresistas estadounidenses publicó una carta rechazando la nueva advertencia de sanciones. Comienza de esta forma:
“Nos dirigimos a usted en esta oportunidad para expresar nuestra profunda preocupación por la escalada de la crisis política, económica y social que vive Venezuela e instamos a que se trabaje junto con nuestros socios regionales para ayudar a evitar una guerra civil. Nuestra encarecida recomendación es que se apoyen las negociaciones mediadas por respetados actores internacionales, tales como el Papa Francisco, quien goza de una amplia credibilidad entre sectores del gobierno, la oposición y la sociedad civil de Venezuela. Además, le alentamos a que se abstenga de aplicar sanciones económicas unilaterales, medida que podría profundizar la crisis económica y política del país y socavar cualquier disposición al diálogo y a las negociaciones”.
En una encuesta de la semana pasada, los venezolanos rechazaron las sanciones por un margen abrumador de 63 por ciento contra apenas 26 por ciento a favor. Incluso entre los partidarios de la oposición, una mayoría se opuso a las sanciones (la consulta fue realizada por Datanálisis, la encuestadora más citada en los medios de comunicación internacionales).
El gobierno de Trump amenazó con imponer las nuevas sanciones para obligar al gobierno venezolano a anular la celebración de las elecciones del domingo pasado. Boicoteadas por oposición, consistieron en elegir una asamblea de representantes para redactar una nueva Constitución.
El pretexto para las sanciones es que la nueva Asamblea Constituyente llevaría esencialmente a cabo un golpe de estado, al abolir la Asamblea Nacional (que la oposición ganó por un amplio margen en diciembre de 2015), y permitir que el presidente Maduro suspenda las elecciones presidenciales pautadas para 2018. Si bien existe la posibilidad de que la Asamblea Constituyente intente abolir la Asamblea Nacional, no sería un resultado automático de las elecciones de los constituyentistas. Por lo tanto, incluso admitiendo que Washington tiene el derecho de decidir sobre la constitucionalidad de las decisiones de otros gobiernos -una premisa que la mayoría de los 7.400 millones de habitantes de la Tierra consideran abominable- no tiene sentido que las sanciones sean suscitadas por la elección en sí misma.
La mayoría de investigaciones académicas demuestran que las sanciones por lo general no cumplen su cometido, especialmente cuando se emplean para coaccionar a otro gobierno a modo de cambiar su comportamiento. Un estudio reciente realizado por Thomas Biersteker, del Instituto de Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra, concluyó que las sanciones eran efectivas en apenas un 10 por ciento de dichos casos. Esto no es sorprendente, ya que a la mayoría de los gobiernos no les gusta ser presionados por estados extranjeros.
No cabe duda de que el tipo de sanciones que están sobre la mesa podrían sumergir a la economía de Venezuela, donde las importaciones han caído en un 80 por ciento desde 2012 y la inflación ha aumentado en un 600 por ciento durante el pasado año, en mayores niveles de caos y de colapso. El New York Times informa de predicciones tales como “el incumplimiento de sus bonos y un colapso en la inversión interna y en la producción petrolera… disturbios civiles, flujos de refugiados desbordando sus fronteras y un parado al apoyo financiero venezolano a Cuba y Haití que podría motivar nuevos flujos migratorios hacia Estados Unidos”. Los precios de la gasolina en EEUU también subirían.
Mientras que el pueblo venezolano, que sufriría una escasez de alimentos y medicinas, no quiere sanciones, ciertos líderes de la oposición más extremista sí las desean. Sus aliados en EEUU, como el senador Marco Rubio, son quienes hacen presión para que se apliquen las sanciones.
Estos políticos de la derecha estadounidense -con mucha ayuda por parte de todos los gobiernos de EEUU de los últimos 15 años- han luchado constantemente para derrocar al gobierno venezolano. Eso es lo único en lo pueden pensar, sin importar las consecuencias de una escalada de violencia, el aumento del sufrimiento o incluso la guerra civil.
Venezuela sigue siendo un país polarizado, a pesar de su estado actual de colapso económico y del 20 por ciento de aprobación de su Presidente, Nicolás Maduro. Millones de venezolanos están asociados con el gobierno, su partido político o movimientos sociales afines, que tienen buenas razones para temer la persecución o la represión a manos de un gobierno de oposición, sobre todo si llegara al poder fuera del marco electoral.
Durante el breve golpe militar de 2002 contra el gobierno de Chávez, se inició una redada contra funcionarios del gobierno y decenas de personas murieron en las primeras 36 horas.
El Ejército venezolano cuenta con más de 100.000 soldados, a los que se suman cientos de miles de integrantes de las milicias gubernamentales. Muchos venezolanos también tienen armas, al igual que en EEUU. Si la violencia se mantiene y no existe una autoridad legítima que sea aceptada por todas las partes del conflicto, una sangrienta guerra civil podría ser el resultado.
Maduro se ha comprometido con llevar a cabo las elecciones presidenciales, fijadas constitucionalmente para el año que viene. Pero para que dichas elecciones puedan solucionar el conflicto, todas las partes necesitan tener la seguridad de que no estarán sujetas a la represión política o a represalias si acaban perdiendo. Esto sólo puede darse por medio de negociaciones, y ambas partes tendrán que hacer concesiones importantes.
Afortunadamente, como lo señalan los miembros del Congreso estadounidense, sí ha habido mediadores internacionales, entre ellos el Vaticano, y ex jefes de Estado como José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá; que cuentan con credibilidad en ambos bandos. Sus esfuerzos fracasaron el año pasado ya que ninguna de las partes estaba dispuesta a ceder. Sin embargo, en tiempos recientes, la mediación internacional propició la liberación el 9 de julio del líder opositor Leopoldo López, quien fue trasladado de la cárcel al arresto domiciliario (fue devuelto a la cárcel el martes, tras violar las condiciones de su excarcelación, al hacer un llamado público a la rebelión militar en un vídeo). En su carta del pasado viernes, los miembros del Congreso sostuvieron que se trata del “camino más viable hacia una solución pacífica”.
Las estrategias de “cambio de régimen” por parte de EEUU han contribuido a la muerte de cientos de miles de personas -en su mayoría civiles- en Irak, Libia, Siria y Afganistán. También cuentan con una historia horrenda en las Américas. Esperemos que algo se haya aprendido de tales crímenes y tragedias.
Publicado en Actualidad | Deja un comentario

La Paz constituyente

Los resultados electorales, en un país polarizado donde imperan el desconocimiento y la negación del otro, han contribuido a dividir aún más a venezolanos y venezolanas
La Asamblea Nacional Constituyente ocupa la atención nacional e internacional y se presta para todo tipo de apuestas sobre el futuro de la democracia venezolana.
Los resultados electorales, en un país polarizado donde imperan el desconocimiento y la negación del otro, han contribuido a dividir aún más a venezolanos y venezolanas. Mientras unos celebran el histórico caudal de votos, la oposición, que se negó a participar en el proceso, canta fraude y desconoce los resultados. Se instala la ANC, en medio de altas y contradictorias expectativas, en consonancia con la relación confrontacional entre los polos políticos.
Entre sus objetivos figura la promesa de “ganar la paz y reafirmar los valores de la justicia”. En el texto del decreto reza: “…el proceso constituyente es una gran convocatoria a un diálogo nacional para contener la escalada de violencia política, mediante el reconocimiento político mutuo y de una reorganización del Estado, que recupere el principio constitucional de cooperación entre los poderes públicos, como garantía del pleno funcionamiento del Estado democrático, social, de derecho y de justicia, superando el actual clima de impunidad”.
Ardua tarea, dado que el país ha estado sometido a una escalada de violencia de la mano del extremismo oposicionista, que pretende legitimar la cultura de la violencia como estrategia política para eliminar al adversario y alcanzar el poder. La violencia produce un impacto devastador de alto costo social: destruye normas culturales y las reemplaza por otras; trastorna identidades y socava la confianza en las instituciones.
Afecta las relaciones sociales en tanto impone la desconfianza, hostilidad, ausencia de cooperación y desconocimiento mutuo. En el plano psicológico produce depresión, deseos de venganza y odio. A nivel macro se distorsionan las relaciones entre la sociedad y el Estado y se afecta el ejercicio del poder por el Estado.
En la procura de la paz, la ANC enfrenta importantes retos: promover la cultura de la no-violencia; impulsar la reconciliación política través del reconocimiento mutuo; fomentar el cambio de actitudes y comportamientos violentos por relaciones constructivas y la consecuente transformación social. No podrá soslayar la construcción de memoria y la verdad.
En suma debe impulsar la participación ciudadana, la estabilización política y la profundización de la democracia.
Demos cauce a la paz.
@MaryclenS                                    
Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Maduro sobre ataque al Fuerte Paramacay este domingo 6 de agosto 2017

Publicado en Actualidad | Etiquetado | Deja un comentario

Fanb controla intento de toma del Fuerte Paramacay en Naguanagua (II)

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Fanb controla intento de toma del Fuerte Paramacay en Naguanagua (I)

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

Implicados ataque paramilitar Fuerte Paramacay, Valencia, Estado Carabobo.

Publicado en Actualidad | Deja un comentario

“El tiempo de Bolívar es ahora”

Publicado en Chavez | Deja un comentario

¡Bolívar vive en el corazón del pueblo que ha despertado!

Publicado en Chavez | Deja un comentario