Entre Libros: Narradoras al poder

Gipsy Gastello

 

Un libro cuya primera reimpresión para Venezuela data de 1998 cayó en mis manos la semana pasada. Aún nuevo de paquete, aún si haber sido leído, en un anaquel lleno de polvo de una librería poco visitada del centro de Caracas. Es un momento muy particular de mi rutina lectora, en el que me estoy encontrando con la pluma femenina (aunque no de temas exclusivamente femeninos). Una portada poco interesante, pero al leer el título mis ojos se llenaron de asombro: 17 narradoras latinoamericanas. Confieso que muchos de los nombres me resultaron desconocidos, pero con Cristina Peri Rossi y Elena Poniatowska bastó y sobró para llevarlo de una vez hacia la caja registradora. Con algo de miedo pregunté: ¿cuánto? Y a la espera de lo impagable, la respuesta fue aun más asombrosa: Dos mil cuatrocientos noventa y ocho. Una galleta, un café, una lata de refresco. O este libro que resulta maravilloso, editado en su momento por Ekaré.
Clarice Lispector e Isabel Allende también figuran en el índice de esta edición auspiciada por la Unesco. “Las más destacadas narradoras latinoamericanas abordan una cantera temática de especial interés para el lector joven: el primer amor, la amistad, las promesas de los padres, la adolescencia, la relación hombre-mujer”. Temas que en realidad nunca pasan de moda, “pero esta vez son tratados desde esa perspectiva distinta y complementaria de la naturaleza humana y de las relaciones interpersonales que aporta la óptica femenina” (que no es lo mismo que feminista). “El resultado son unos relatos maravillosos y refrescantes que no permitirán que el lector quede impasible”.
Clarice, del Brasil, nos encanta con su relato El primer beso. Dicen que el inicio de una historia es lo que en definitiva nos atrapa o nos espanta. Evalúen con el primer golpe: “Más que conversar, aquellos dos susurraban: hacía poco que el romance había empezado y andaban tontos, era el amor. Amor con lo que trae aparejado: celos”. Corramos hacia el sur y lleguemos al Uruguay para toparnos con mi segunda favorita (la primera es, sin duda alguna, la argentina surrealista Alejandra Pizarnik): Cristina Peri Rossi. Cortaziana como Alejandra, Cristina es fuerte y transparente, irrepetible y total. Justo para este libro, llegó a comentar: “La vida de cada ser humano es muy limitada: nace con un solo sexo, una sola familia, un solo país. No puede elegir la época en que vive, ni el espacio: los emigrantes suelen ser mal recibidos en todas partes. Tampoco elige la clase social, ni la salud, ni su rostro, ni su estatura. Frente a todas estas limitaciones, escribir me pareció, desde pequeña, una superación”.
Para este libro, Cristina nos presenta su texto En la playa. Comienza con otro golpe (porque de este libro de 17 guerreras de la palabra no podemos salir ilesos): “El agua golpeaba contra las rocas y la espuma se levantaba en el aire, lamiendo las piedras. El paisaje era perfecto, porque la iglesia estaba iluminada y la luna llena”.
Leernos a nosotras las mujeres siempre ha sido un acto de osadía, porque siempre será mucho lo que tenemos que decir. Que sean estas antologías un pretexto apenas para una tarea obligatoriamente diaria.
_______________
Contacto: ggastello@gmail.com/ @GipsyGastello

Anuncios

Acerca de juanmartorano

Abogado Revolucionario, comprometido con la Revolución Bolivariana y Socialista y Hugo Chávez.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s