El boicot aéreo: Otro de los elementos que actúa en el plan desestabilizador contra Venezuela.

*JUAN MARTORANO.
Este es el segundo artículo que había prometido, y en las próximas líneas quiero referirme a una situación bastante delicada, que creo importante atender en el marco de la afectación que la misma origina a cientos y cientos de ciudadanos y ciudadanas en la República Bolivariana de Venezuela.
En primer lugar, quiero citar textualmente lo dispuesto en el artículo 50 de nuestra Constitución, que establece lo siguiente: “Toda persona puede transitar libremente y por cualquier medio por el territorio nacional, cambiar de domicilio y residencia, ausentarse de la República y volver, trasladar sus bienes y pertenencias en el país, traer sus bienes al país o sacarlos, sin más limitaciones que las establecidas por la ley. En caso de concesión de vías, la ley establecerá los supuestos en los que debe garantizarse el uso de una vía alterna. Los venezolanos y las venezolanas pueden ingresar al país sin autorización alguna.
Ningún acto del Poder Público podrá establecer la pena de extrañamiento del territorio nacional contra venezolanos y venezolanas”. (Resaltado y subrayado del articulista).
Pues bien, hace algunos días, después de haber ejercitado mi derecho al descanso y a la recreación, y al compartir en familia durante el asueto de la Semana Mayor, debía retornar a la ciudad de Caracas a mis compromisos políticos y laborales. Desde hace más de un año, y producto de circunstancias que no vienen al caso mencionar, me he venido trasladando vía aérea hacia el estado Bolívar. Obviamente, el trasladarme por ese medio, pese a ser un poco más costoso, es menos desgastante y mucho más expedito en medio de las responsabilidades que debo atender, amén de que mi poder adquisitivo de alguna manera me lo permite.
Pero en medio de estos obstáculos, he podido notar como buena parte de las aerolíneas privadas que prestan sus servicios en vuelos nacionales en mi país, se han venido sumando al boicot y al saboteo, reduciendo sus frecuencias de vuelo hacia el estado Bolívar, dificultando a varios usuarios y usuarias el traslado hacia dicha entidad federal.
Alegan las referidas empresas que el motivo de tal reducción (la cual apuesto que la hicieron de manera unilateral, sin consultar con absolutamente nadie) es producto de la falta de liquidación de divisas por parte del Gobierno Bolivariano, que no le permiten adquirir los repuestos y la realización del mantenimiento a las aeronaves.
Pero lo cierto del caso, es que lo que nos sucedió a un grupo de usuarios y usuarias en el aeropuerto Manuel Carlos Piar de Puerto Ordaz, desde mi punto de vista es totalmente inconcebible, y paso de seguidas a narrar la experiencia.
Como ya lo señalé, en uso de mi derecho a la recreación y al descanso, me trasladé hacia Ciudad Guayana a visitar a mi familia. Ya había adquirido con previsión y antelación los boletos de ida y vuelta para la ciudad capital, correspondiéndome mi retorno el lunes 17 de abril de 2017, a las 10:30 am por la aerolínea Rutaca Airlines.
Pues bien, llegando a eso de las 8:15 am para mi chequeo y entrega de boarding pass, una de las promotoras de dicha aerolínea me dijo lo siguiente: “Señor, no tenemos hora de confirmación de la salida del vuelo, puesto que tenemos UN SOLO AVIÓN para cubrir todas las rutas de nuestra empresa. A las 2 pm se entregará el almuerzo. Déjenos su número de celular para informarle cualquier cosa, acá también le dejamos un número para que se comunique cualquier cosa. Si va a abandonar el aeropuerto, por favor avísenos”.
Llama poderosamente la atención como una aerolínea privada nacional de transporte de personas tenga una excusa tan chimba para justificar tanta indolencia e inoperatividad.
 Inmediatamente procedí a comunicarme con alguna gente de Caracas, señalándoles esta contrariedad, a lo que uno de los compañeros me recordó un dato extremadamente importante: “Recuérdate que para hoy ellos convocaron a un paro a nivel nacional”. Era 17 de abril, lunes posterior a la Semana Santa.
Pero ahí es que empezó cristo a padecer, puesto que comenzaron 10 horas de calvario y de faltas de respuestas. En medio de esta tribulación, me conseguí con un buen amigo, al que tenía tiempo que no veía, y nos empezamos a hacer compañía, quien además de brindarme un café, empezamos a conversar sobre diversos tópicos de la realidad política nacional e internacional.
Así nos fue transcurriendo el tiempo, hasta que decidimos ambos subir a la sala B del Aeropuerto Manuel Piar de Puerto Ordaz a esperar nuestro avión, y ahí a eso de las 12 m, la aerolínea Rutaca (que era donde nos íbamos a trasladar) nos autorizó para un “snack”, y procedimos a almorzar allí. Era lo único que nos garantizaba la referida aerolínea.
De hecho, nos señalaron algunas de sus empleadas, que sería a eso de las 3 de la tarde donde sabríamos si nuestro vuelo hacia Caracas se cancelaría o no.
Pues bien, luego del almuerzo, empezó un lapso desde las 12:30  hasta las 4:30 pm en l que no teníamos ningún tipo de información. El amigo y yo solo veíamos una pista vacía a la expectativa de que llegase algún avión y tener algún tipo de respuesta. Los empleados y empleadas de Rutaca Airlines, durante ese lapso de tiempo, prácticamente se esfumaron y no daban la cara. En lo personal, me sentí atropellado, afectado y vulnerado en mis derechos.
A las 4:30 pm fue cuando salió finalmente una trabajadora a dar la cara y a señalarnos que ellos estaban contratando un avión de Laser o Estelar, para que a eso de las 7:30 pm nos trasladará a Caracas. Es importante destacar, para los que hemos tenido la oportunidad de estos viajes aéreos, lo difícil que se pone la subida a Caracas después de las 6 pm, y más cuando se refiere a los taxis del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, que te sacan los ojos de la cara, más sin embargo, estaba dispuesto a esperar.
Pero resulta, que la aeronave, hasta el momento en que permanecí en el aeropuerto, a las 6:30 pm, no llegaría, y que el coordinador de Rutaca autorizaría otro “snack” para que la gente cenara, más no garantizaban ni el hotel, ni mucho menos el traslado de ninguno de nosotros a nuestros destinos en Caracas. ¡Qué falta de respeto y abuso en verdad!
Producto de esa indignación y ante el riesgo que podía correr por una salida tardía, y con todo lo que ello implicaba, procedí a retirarme del aeropuerto, ante la falta de respeto y que la misma línea no me garantizaba el canje del boleto para una fecha que me fuese más cómoda y me garantizase mi seguridad, y gracias a otro amigo, me dio la cola hasta mi casa en Guayana.
Luego me enteré que llego un avión a eso de las 9 pm y a las 10:30 pm fue que finalmente el vuelo 310 de Rutaca Airlines que debía salir a las 10:30 am de ese lunes 17 de abril de 2017, salió a esa hora.
Afortunadamente, no todo fue malo, ya que gracias a algunas gestiones, regresé a Caracas vía terrestre con los compatriotas y camaradas trabajadores de la CVG y Sidor que vendrían a la marcha del pasado miércoles 19 de abril, y así fue como pude regresar a la ciudad capital.
A su vez, pude celebrar el milagro de la vida, y el nacimiento de mi bella y querida sobrina, Natalia Valentina, a la que aproveché para conocer y darle todas las bendiciones.
Ahora bien, luego de este relato, debo permitirme hacer algunas reflexiones y consideraciones al respecto.
En primer lugar, me llamo la atención que no solo fuimos los usuarios de Rutaca Airlines que resultamos afectados en nuestros vuelos hacia Caracas el lunes 17 de abril de 2017. También la aerolínea Aserca Airlines, que es una aerolínea privada pero de las que sale más puntuales en el país, y no tengo problemas en reconocerlo, también presentó este “extraño retraso” ese día.
También es importante destacar que para que los que usamos este medio de transporte, si lo planteamos desde el más puro estilo capitalista, ESTAMOS PAGANDO POR UN SERVICIO, NO ES UNA CARIDAD NI UN FAVOR QUE NOS ESTÁN HACIENDO, y están obligados por las leyes a garantizarnos dicho servicio, o en su defecto, a  resarcirnos por los daños y perjuicios que nos hayan podido ocasionar.
Esta aseveración la aprendí de mi camarada y amigo Eduardo Samán. Cuanta falta hace en nuestro país no solo una Superintendencia que nos ampare en nuestros derechos socioeconómicos, sino una que sea lo más parecido a lo que hizo Samán en su momento, que no es más que nos garantice la defensa y el acceso a los bienes y servicios que redunden en nuestro bienestar y vivir bien.
Seguramente amiga lectora y amigo lector no se enterará de este tipo de situaciones, puesto que le ocurrió fue a una aerolínea privada. Pero libre dios que la que hubiese incurrido en esta actitud hubiese sido Conviasa o alguna de las empresas o aerolíneas del Gobierno Bolivariano. Hubiese sido hasta trending topic en las redes sociales.
Se demuestra también que la empresa privada puede ser tan ineficiente y prestar tan mal servicio y que la indolencia e irresponsabilidad no es un patrimonio exclusivo de las empresas públicas, como lo quiere hacer ver la propaganda de la derecha.
Autocríticamente debemos señalar la labor del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) en el estado Bolívar). Ya que por su actitud displicente, y hasta complaciente, uno no sabe si es que son funcionarios de una institución obligada a garantizar los derechos de los usuarios y usuarias del transporte aéreo en la República Bolivariana de Venezuela, o si también forman parte de la nómina de las aerolíneas privadas. ¿O será que ellos también con su actitud, forman parte de las acciones de sabotaje, de las acciones tendentes a generar molestias y malestar a los usuarios y usuarias de estos servicios para que despotriquen en contra del Gobierno? Me pregunto.
También me señalaba el amigo que me acompañó en dicho vía crucis, que llamaba la atención que muchas líneas aéreas privadas (Rutaca Airlines una de ellas) han estado reduciendo las frecuencias de vuelos nacionales, más por concesiones otorgadas por el mismo Estado, están aumentando sus frecuencias en vuelos internacionales, obviamente porque les resulta más “rentable”. Es importante que el Ministerio del Transporte y el compatriota Ricardo Molina, tomé nota sobre esta situación.
Y como dicen popularmente: “El que está picao de culebra, cuando ve el bejuco brinca”. En este momento de amenazas y ataques a la Revolución, estas empresas privadas llamadas aerolíneas, no escapan a la posibilidad de que se sumen al boicot y a las agresiones contra el Gobierno Bolivariano.
Tan es así, que en el libro “Los Documentos del Golpe” editado por la Defensoría del Pueblo y la Fundación “Juan Vives Suriá”, en algunas de las hemerotecas mostraron recortes de periódicos del año 2002, donde se observa el boicot que esas mismas aerolíneas realizaron para sumarse a los planes de derrocamiento de la Revolución Bolivariana liderada por el Comandante Hugo Chávez.
Estemos alertas, puesto que los enemigos de la Patria no descansan y tratarán de escalar en los conflictos. Y una de esas maneras es aumentar los estados displacenteros de nuestra población en varios órdenes, para afectarnos y originar hechos de alteración de orden público, que justifique las salidas violentas y crear las condiciones de una guerra civil en el país.
Estamos obligados en estos momentos no solo a mantenernos informados, sino a organizarnos para hacer frente a estos ataques. No le dejemos la responsabilidad exclusiva al Presidente Nicolás Maduro y a las instituciones del Estado en la defensa de nuestra soberanía e independencia nacional.
Afortunadamente en esa oportunidad fracasaron, y en esta oportunidad volverán a fracasar.
¡Bolívar y Chávez Viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
 
 
*Abogado,Activista por los DerHumanos,Militante Revolu y dela Red Nacional  Tuiter@s Socialistas ( http://.juanmartorano.blogspot com /http:juanmartorano.worpress.com).jmartoranoster@g mail  ,j_martorano@hotmail.com , _. a . @juanmartorano ( en Tuiter
 
Resultado de imagen para Rutaca
Anuncios

Acerca de juanmartorano

Abogado Revolucionario, comprometido con la Revolución Bolivariana y Socialista y Hugo Chávez.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s