Del por qué la Asamblea Nacional continúa en desacato y el posible nuevo escenario golpista.

*Juan Martorano

Hace algunos días, se colocó una etiqueta donde se insinuaba que la Asamblea Nacional había acatado la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, ya que dos presuntos “diputados” del estado Amazonas, y uno de la representación indígena del sur del país, habían solicitado, mediante carta dirigida a la directiva del parlamento nacional, su desincorporación de la Cámara. El presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Henry Ramos Allup, señaló que esta comunicación tenía un mero carácter informativo, que aceptaba dicha carta, y daba como desincorporados a los referidos “parlamentarios”.
Pero resulta que, no es así como lo plantea el diputado Ramos Allup, ya que estos “parlamentarios” fueron incorporados a la Cámara y juramentados por la directiva del parlamento nacional. Este acto, violatorio del amparo cautelar acordado por la Sala Electoral en sentencia de fecha 30 de diciembre de 2015 y que cursa en el expediente N. AA70-E-2015-000146 con ponencia de la magistrada Indira Alfonzo Izaguirre, dando respuesta al recurso contencioso electoral de impugnación de las elecciones parlamentarias en el estado Amazonas, interpuesto por Nicia Maldonado.
Luego de ello, y en virtud de las flagrantes violaciones al orden constitucional y democrático en nuestro país, nuestro Tribunal Supremo de Justicia, en Sala Constitucional, procedió a dictar la sentencia N.º 808 de fecha 2 de septiembre de 2016, donde declara nulos y carentes de toda vigencia y eficacia jurídica, los actos emanados por parte de la Asamblea Nacional, incluyendo las leyes que sean sancionadas.
Para que el parlamento solvente esta situación de desacato, debe convocar a una sesión, donde se proceda a considerar la desincorporación de estos ciudadanos que supuestamente cumplían funciones parlamentarias, y una vez que el parlamento se reconstituya, luego de materializada dicha desincorporación, debe proceder a notificar al Tribunal Supremo de Justicia, en Sala Constitucional, que no sólo solventó la situación que la mantenía en desacato, sino que además, reconoce al Tribunal Supremo de Justicia, y que las sentencias de la Sala Constitucional tienen carácter vinculante y efectos erga omnes, inclusive para todos los órganos del Poder Público.
Ahora, es evidente que el juego político de la oposición venezolana que ocupa y dirige las acciones del parlamento es no reconocer al resto de las ramas del Poder Público Nacional, y es por ello que no le conviene ponerse a derecho y continuar en desacato. La pregunta de las 64 mil lochas sería: ¿Por qué le interesa a la oposición mantener el desacato?
Recordemos que hace algunos artículos atrás, explicábamos la coyuntura país vista desde los lentes de la oposición venezolana. Señalábamos en aquella oportunidad, que la estrategia en el año 2015 por parte de la oposición fue la recuperación del parlamento, objetivo político que lograron; la estrategia del año 2016 no era precisamente el revocatorio, la enmienda, la renuncia o cualquiera de las opciones que ellos plantearon públicamente para “salir en seis meses” del Presidente Maduro. Lo verdaderamente importante para la derecha, en este año 2016, es la de extremar las tensiones de todas las variables de sostén del discurso chavista, para con ello, de cara al año 2017, irnos debilitando de cara a las presidenciales del año 2018, o incluso antes, si ellos lograsen imponer su tesis de “elecciones generales anticipadas”, elemento éste, a todas luces, fuera del marco constitucional.
Pero, la manera de como la oposición puede lograr ciertas cosas, y de como el desacato pudiera convenirle y aprovecharlo sería a través del desgaste que ellos buscan de las fuerzas revolucionarias, y a través de generar todas las condiciones para un colapso institucional.
Señalamos esto, puesto que no podemos olvidar lo siguiente: A partir del 4 de diciembre de 2016, la Asamblea Nacional debe dar inicio al proceso de selección, nombramiento y juramentación de dos rectores o rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) y sus correspondientes suplentes. En este caso, las rectoras Tania D Amelio, Socorro Hernández, y sus cuatro suplentes, deben ser designadas por el parlamento este año.
¿Pero, como va un parlamento en desacato, que declara nulos y carentes de toda vigencia y eficacia jurídica, los actos emanados por parte de la Asamblea Nacional, cumplir con esta obligación constitucional? No olvidemos que incluso el parlamento, pese a esta situación, designó e instaló la Comisión de Postulaciones Electorales, para la designación de estas rectoras y rectores.
Pensamos que es una manera, aplicando la jerga del dominó, de “trancar el juego”. Eso sin obviar las ganas de esta Asamblea adeco burguesa, de cambiar la correlación de fuerzas de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.
Es decir, ante estas controversias y conflictos entre ramas del Poder Público Nacional, la pregunta es: ¿Quién puede ejercer el papel de árbitro para dirimir las controversias constitucionales que se susciten, y que de hecho se están suscitando dentro de los órganos del Poder Público? La respuesta sería muy sencilla: No habría árbitro, y esto es muy peligroso, sobre todo, cuando actores internacionales están muy pendientes de este elemento.
Es una estrategia inteligente por parte de la derecha en nuestro país, utilizar mecanismos constitucionales para generar crisis política en nuestro país. Y tratando de generar este escenario de colapso institucional, pueden lograr este cometido, sino sabemos manejarlo.
Si la oposición lograse el colapso institucional en nuestro país, tendrían la mesa servida en el marco del diálogo nacional, de instar a estas mesas que ante la “crisis generalizada en el país”, se requeriría “ampliar los actores que participan en estas mesas”, léase, convocar a la OEA, a la ONU, la comisión de Derechos Humanos del Mercosur, por sólo mencionar algunas, y no como meros “acompañantes”, sino con una postura más de intervención, con posiciones más duras, de influencia, y que obliguen al Gobierno y al Estado venezolano a aceptar condiciones de la oposición, como por ejemplo, esas elecciones generales anticipadas que ellos están planteando, producto de la crisis política y ese “colapso institucional”. ¿Ahora podemos ver la gravedad de esto?
Estimamos que desde el Alto Gobierno están el tanto de esta estrategia, puesto que la respuesta la dio el propio Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, cuando señaló la obligación de repetir las elecciones parlamentarias en el estado Amazonas, sugiriendo una fecha para ello: El 20 de diciembre de 2016. Esto es muy importante, ya que esto determinará como quedará la mayoría de la Asamblea Nacional, es decir, si la oposición se hace de los ⅔ de la misma, o solo tendrá una mayoría de 3/5 partes.
Si en un supuesto, la oposición obtiene en el estado Amazonas los mismos resultados del 6 de diciembre de 2015, es decir, se ratifica la mayoría de ⅔ , podría convocar una Asamblea Nacional Constituyente, Reformas a la Constitución, enmiendas, aprobar leyes orgánicas, nombrar o remover a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, los miembros del Poder Ciudadano, los rectores y rectoras del CNE y proponer referendos aprobatorios de las leyes, esto en principio y en teoría.
Pero, si es el chavismo el que logra el triunfo, quedaría la oposición en mayoría, pero solo con las 3/5 partes, y esta mayoría solo le serviría a la oposición para aprobar o negar Leyes Habilitantes al Presidente de la República, y emitir votos de censura al Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva y los Ministros o Ministras.
Es decir, que aún siendo minoría, el chavismo recuperaría gobernabilidad en el parlamento, ya que obligatoriamente la derecha tendría que sentarse a “negociar” con los factores revolucionarios, los votos que le harían falta para obtener los votos necesarios sobre aquellos asuntos y decisiones del parlamento, donde nuestra Carta Magna señala que se requieren la mayoría calificada, es decir, los ⅔.
Por eso es que la política es un arte, y el desarrollo de estrategias, en este caso, de estrategias políticas de alto impacto.
Pero ante este planteamiento del Gobierno Bolivariano, la derecha de la oposición se justificaría para justificar el sacar a sus partidarios a la calle, en una protesta generalizada, ya que su alegato sería: “Me impediste la realización del referendo revocatorio, porque dijiste que no estaban dadas las condiciones para ello, más tu ahora propones repetición de elecciones parlamentarias en Amazonas. Lo que es bueno para el pavo, lo es para la pava”. Y alguna gente pudiera sumarse al llamado de la derecha, ya que pudieran pensar que el “Gobierno es tramposo”.
Imaginamos que para el momento en que el Presidente Maduro hizo el anuncio que hizo, estaba bien consciente del costo político que el mismo tendría en la población venezolana.
Por ello, el escenario del “colapso institucional” de materializarse sería peligroso, porque “tranca el juego”. Sin duda, la Asamblea Nacional tendría las manos atadas para la adopción de ciertas y determinadas decisiones, pero, el CNE y el Tribunal Supremo de Justicia quedarían “deslegitimados” para la adopción de ciertas decisiones, dejándonos prácticamente sin árbitros para dirimir nuestras controversias, y concediendo la rendija para que ciertos y determinados actores internacionales puedan tener un papel de mayor injerencia en los asuntos internos en la Patria de Bolívar y Hugo Chávez.
¿Sería esto una modalidad no pensada y prevista por parte de nuestros analistas, de Golpe de Estado de la derecha? Nos parece que esta interrogante es digna de estudio.
Pero también nos parece interesante la propuesta de algunos colegas juristas, de solicitar el enjuiciamiento del actual presidente de la Asamblea Nacional, del señor Henry Ramos Allup, por su instigación a la violencia e insanía mental, tal y como lo informo el Presidente de la República, Nicolás Maduro, en su programa “Contacto con Maduro” edición 73 del día de ayer domingo, 20 de noviembre de 2016. ¿Será esto también parte de las jugadas estratégicas de alto impacto y riesgo que está siguiendo el Gobierno y los factores que apoyan la Revolución Bolivariana?
Y esta confirmación de esta agenda, tiene que ver con la aprobación del acuerdo por parte de la Asamblea Nacional, en su sesión ordinaria de fecha 16 de noviembre de 2016, el mismo puede ser leído a través del siguiente link: http://www.asambleanacional.gob.ve/noticia/show/id/16715
De ser necesario, no referiremos a algunos puntos de este acuerdo, en próximos artículos.
Y como lo expresa un sabio refrán popular: “En Guerra avisada, no mueren los soldados, y si mueren, es por descuidados”.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).
 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

 

Acerca de juanmartorano

Abogado Revolucionario, comprometido con la Revolución Bolivariana y Socialista y Hugo Chávez.
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s