El gran engaño de la importación a dólar today y qué hacer

Luis Enrique Gavazut.

EL GRAN ENGAÑO DE LA IMPORTACIÓN A DÓLAR TODAY Y QUÉ HACER
Luis Enrique Gavazut Bianco
Caracas, noviembre de 2016
Después de haber permanecido estable durante casi todo el año, el Dólar Today volvió a dispararse en las últimas semanas, en una escalada desmesurada que para los pelos de punta.
En mi artículo: “Corromper el dinero para desquiciar una sociedad: radiografía del Dólar Today“, publicado en 15yultimo.com el 09/09/2016 (http://www.15yultimo.com/2016/09/09/corromper-el-dinero-para-desquiciar-una-sociedad-radiografia-del-dolar-today/), expliqué cómo el Dólar Today fue desplazado por el Dólar DICOM como marcador de referencia de los precios internos. Ahora que el DICOM ha permanecido estable durante los últimos meses, vuelven los manipuladores del tipo de cambio a relanzar al Dólar Today. Esto parece una escalada sin fin.
Pero meditemos un poco al respecto. Por donde quiera que uno va, entra en cualquier índole de comercio al detal y el tendero invariablemente argumenta más o menos de la siguiente manera:
Mi mercancía es importada, si el dólar sube yo tengo que ajustar el precio al alza para poder luego reponer el inventario; tengo incluso que anticiparme a lo que va a ser el valor del dólar cuando me toque reponer inventario y es en función de ese valor estimado a futuro que yo debo fijar mis precios actuales en bolívares, porque eso es lo que me va a costar el dólar.
A estas alturas del partido ya ni siquiera importa que a hasta el último comerciante de este país le tenga sin cuidado el minúsculo e insignificante hecho de que esa explicación que tanto arguyen ES UN DELITO, tipificado como tal en nuestra legislación actual, que anteriormente se conocía simple y llanamente como el vulgar REMARCAJE y que en términos más técnicos se denomina: “fijación del precio por el costo de reposición”.
Siempre se ha hecho, lo que ocurre es que antes el remarcaje del precio lo hacían cada seis meses o más, si la mercancía se les quedaba fría en los anaqueles. Ahora lo hacen de la noche para la mañana aun cuando nunca logran mantener ni un solo producto en los anaqueles, que siempre están vacíos. Pero es exactamente el mismo delito, el mismo crimen, por el que inexplicablemente no parece pagar ni un día de cárcel absolutamente nadie en este país.
Claro que estamos en una guerra, es la eterna guerra entre la autoridad y la delincuencia, agravada incluso más por el vil desvanecimiento de la línea divisoria que debería separarlas a ambas. Nada tiene que ver esta guerra con la economía o sus pretendidas “leyes”.
Lo verdaderamente increíble es que no hay cristiano en esta nación que no diga: “Ahhh claaaro, ahora te entiendo tendero, pobrecito tú…”.
Pero, en fin, no es la patética y pasmosa impunidad en la comisión de ese delito lo que realmente es más importante en todo esto, sino que cuando se piensa y se vuelve a pensar, se cae finalmente en cuenta de que los comerciantes están mintiendo descaradamente con su argumento, porque la realidad, la verdad, es esta: es una GIGANTESCA MENTIRA, que todos ellos compran dólares en el mercado negro al tipo de cambio Dólar Today para hacer las compras en el extranjero que luego importan a través de las aduanas venezolanas para la venta en sus respectivas tiendas.
Primero que nada, eso implicaría que todas las importaciones del país se hacen a Dólar Today, que los comerciantes compran en el mercado negro todas las divisas que utilizan para las importaciones. Pero eso es IMPOSIBLE, porque resulta que el tamaño del mercado paralelo de divisas en Venezuela es muy pequeño en comparación con el mercado total de divisas, donde es el Estado quien abarca la mayor proporción de la oferta, es decir, las divisas que se venden en el mercado cambiario venezolano son EN SU MAYORÍA, divisas pertenecientes al Estado. En mis investigaciones acerca del valor del bolívar frente al dólar americano, que están próximas a publicarse, los resultados obtenidos indican que el tamaño del mercado negro de divisas en Venezuela se ubica apenas entre un 7 y 14 por ciento del tamaño total del mercado de divisas.
Y más esclarecedor y al mismo tiempo enervante resulta el hecho de que del total de divisas colocadas por el Estado en el mercado cambiario, más del 90% se negocian al tipo de cambio DIPRO de 10 Bs./US$, y solo entre un 8 y 9% se negocian a tipo de cambio DICOM de 650 Bs./US$ (a menos claro está que el BCV esté mintiendo en la publicación que diariamente hace de esos porcentajes en su página web, lo cual sería muy grave).
Pero como lamentablemente se desconoce públicamente el destino que se ha dado a las divisas asignadas (porque aun cuando se sepa el nombre de la empresa u organismo que las recibe, no se sabe exactamente en qué son finalmente utilizadas), no hay manera de desenmascarar (y llevar a la cárcel) a los muy pocos grandes burgueses importadores parásitos que están engañando vilmente a toda la nación, incluyendo aguas abajo a todos los mayoristas y/o minoristas que no reciben dólares directamente y que se agolpan masivamente en una relación de despreciable dependencia y subordinación respecto de los Amos del Valle, aunque todos juntos bailando la gran comparsa del desangramiento popular.
Y no solamente es mentira que las importaciones en este país se hacen a Dólar Today por el solo hecho de que el mercado paralelo es imposible que provea semejante cantidad de dólares, sino que además es el MAYOR ENGAÑO DE TODOS eso de que una vez que compran dólares y los tienen depositados afuera, son esos sus mismísimos y muy apropiados y atesorados dólares los que ellos gastan para comprar mercancías cuya venta en Venezuela les va a retornar… ¡¡¡bolívares!!!
O sea, a ver si entiendo. Yo, que soy un burgués parásito rentista y tengo dólares, los cambio por mercancías que luego vendo en Venezuela para entonces tener bolívares…¿?
Algunos incautos y ligeros de opinión dirán que como el bolívar está muy devaluado entonces con esa masa de bolívares, el burgués hace un gran negocio, porque los dólares que tenía los compró mucho más baratos en CENCOEX a tipo de cambio preferencial. Yo les pregunto a quienes así razonan: ¿Y acaso al burgués que tiene dólares le interesa tener bolívares por la vía cambiaria? ¿Y si ese burgués es además el monopolista que controla la importación y la producción en este país, acaso no saca todos los bolívares que necesita subiendo los precios de las mercancías que vende, sin necesidad de tener que gastar sus atesorados y bien resguardados dólares que ya posee en el extranjero? ¿Para qué va a vender sus dólares a cambio de bolívares, si de hecho tiene una fuente inagotable de bolívares en virtud de su enorme poder de mercado?
Y de nuevo lo más insólito es que hay más de uno en el alto mando político que se siguen tragando esa GRAN MENTIRA.
El monopolista jamás va a vender sus dólares ni directa (vía mercado cambiario donde supuestamente el DICOM iba a obrar ese milagro), ni indirectamente (vía importación de mercancías).
La conclusión lógica, de absoluto perogrullo, de todo esto es la siguiente: la inmensa mayoría de los dólares con los cuales se cubren las necesidades de importación de Venezuela, proviene –como siempre ha sido a lo largo de toda nuestra historia – de las colocaciones del Estado en el mercado cambiario. En el caso de rubros no priorizados y ante la caída del ingreso petrolero, es evidente que eso explica los problemas de abastecimiento.
Donde el asunto no se explica ni se entiende ni se traga, es en el caso de los rubros priorizados, es decir, en los rubros protegidos, principalmente alimentos y medicamentos, pero también autopartes, textiles, juguetes y otros rubros que sobre la marcha se van atendiendo. En estos rubros simplemente no se entiende el desabastecimiento, a menos que sea una gran mentira que el Estado está dando dólares para esas importaciones y sea con los casi inexistentes dólares propios de los parásitos burgueses que se están cubriendo las importaciones de alimentos y medicamentos de este país (cosa que resulta claramente falsa, dado que a cada rato arriban los buques repletos traídos directamente por el Estado).
¿Entonces dónde están la comida y las medicinas? ¿Y por qué están tan caras, si son importadas a 10 Bs./US$? ¿Por qué se ha instrumentado el Programa de Abastecimiento Complementario (PAC) a precios internacionales computados nada más y nada menos que al Dólar de Guerra Today? ¿A quién se le ocurrió semejante extravagancia?
Quizás a los mismos que se rasgaron las vestiduras asegurándole al Presidente de la República que el Dólar DICOM iba a obrar los siguientes milagros económicos: 1. Abatir al Dólar Today; 2. Atraer los dólares fugados al extranjero hacia la venta en el mercado cambiario nacional; 3. Incentivar por la vía cambiaria a las exportaciones no petroleras; 4. Mejorar la calificación de riesgo-país de Venezuela. También se habló de un Plan Automotriz (ver al respecto este otro de mis artículos: “Por qué el Plan Automotriz va a fracasar” – http://www.aporrea.org/actualidad/a224804.html), donde supuestamente gracias al Dólar DICOM las ensambladoras iban a gastar los dólares de sus propios bolsillos para aumentar la producción de automóviles en Venezuela.
Es una obviedad tener que decir que nada de eso ocurrió. Y yo les digo: NO VA A OCURRIR, porque no es una cuestión de tiempo, sino de la forma como funciona nuestra muy particular economía nacional, donde el gran capital monopolista transnacional y nacional se centra exclusivamente en la sustracción de nuestra renta petrolera y no en la elevación de las fuerzas productivas del país. Mientras haya renta petrolera que sustraer, el gran capital no petrolero instalado en el país no permitirá que aumenten las fuerzas productivas internas, por el simple y elemental hecho de que ese aumento de fuerzas productivas implica un mayor consumo de las petrodivisas que han sido desde siempre su principal objetivo.
Esto último hay que entenderlo bien. El gran error de la Revolución Bolivariana ha sido creer que la renta petrolera se la llevaban únicamente las empresas petroleras por la vía de pagar regalías e impuestos irrisorios, perdiendo por completo de vista en la ecuación de la sustracción de nuestra renta petrolera, al rol que juegan las empresas no petroleras que controlan la totalidad de nuestra industria manufacturera.
Estas empresas también se llevan la renta petrolera, pero para ello recurren al control del mercado interno por la vía del monopolio, manteniendo deliberadamente una dependencia casi absoluta de las importaciones en sus estructuras de costos, que es lo que les permite justificar la constante demanda de divisas, las cuales una vez obtenidas son fugadas al extranjero mediante múltiples mecanismos, siendo el principal de todos en mi criterio la sobrefacturación de importaciones. Además se orientan exclusivamente al mercado interno y no a las exportaciones, porque la obtención de enormes ganancias en divisas la logran de la sustracción de la renta petrolera nacional y no necesitan mientras puedan seguir haciéndolo, generar divisas propias por la vía de las exportaciones, lo cual por otra parte no está previsto dentro del diseño de la globalización económica que simplemente no le asignó a Venezuela el rol de plataforma para la exportación de productos manufacturados.
Dicho lo anterior, debo señalar que el único logro del Dólar DICOM fue sustituir durante algunos meses al Dólar Today como marcador de referencia de los precios y por culpa de ello aumentar en 200% la inflación entre marzo y junio de 2016, a pesar de que en ese mismo período el Dólar Today permaneció estable. Y como dije al principio, ahora que el Dólar DICOM se ha estabilizado, entonces los conspiradores contra Venezuela liderados desde Washington, han dado simplemente la orden a las mafias paramilitares-contrabandistas-narcotraficantes de forzar a la baja la cotización del bolívar frente al peso colombiano en las casas de bolsa de Cúcuta que están bajo su absoluto y omnipotente control. Y es esa devaluación forzosa la que sirve de excusa para aumentar nuevamente el Dólar Today.
Por supuesto que no es casualidad que todo esto ocurra, incluyendo de nuevo la colocación de Venezuela en el último lugar de todos los países del mundo en riesgo-país, justamente en el contexto de la presión para forzar el Referendo Revocatorio Presidencial en 2016 y obligar al gobierno a negociar en el proceso de diálogo político un conjunto de exigencias de la oposición que son inaceptables, en particular el llamado a elecciones generales anticipadas.
Hechos que evidentemente corroboran una vez más que el problema de la economía venezolana no es económico, sino político y, por lo tanto, la solución a la Guerra Económica no es la política económica, sino principalmente la política política. Es decir, ejerciendo a fondo el PODER DEL ESTADO y el IMPERIO DE LA LEY Y EL ORDEN.
A tal efecto, me permito con profunda humildad, desde el conocimiento que me dan las investigaciones que he realizado a lo largo de años acerca de estos temas y la experiencia como asesor de confianza de algunos funcionarios del alto gobierno -que me ha dado la oportunidad de conocer de cerca nuestra realidad- hacer dos recomendaciones para ganar esta “Guerra Econo-Política“:
  1. Impedir URGENTEMENTE que el Dólar Today o cualquier otro marcador de referencia siga impactando el proceso inflacionario en Venezuela. Para ello recomiendo derogar el convenio entre el Banco Central de Venezuela y el Banco de la República de Colombia que permite la libre convertibilidad del bolívar y el peso colombiano en la frontera. Ni el bolívar, ni el peso colombiano son divisas libremente convertibles. El Fondo Monetario Internacional (FMI) únicamente admite como tales a 11 monedas, como el dólar, el euro y la libra esterlina. Por lo tanto, ningún banco del mundo o casa de bolsa puede aceptar bolívares o pesos colombianos. Si alguien trata de vender bolívares en una casa de bolsa de Panamá, por ejemplo, eso no está permitido. La convertibilidad entre el bolívar y el peso colombiano se puede hacer en las casas de bolsa de Cúcuta PORQUE EL BANCO CENTRAL DE VENEZUELA ASÍ LO PERMITE A TRAVÉS DEL CONVENIO CAMBIARIO BINACIONAL CON COLOMBIA (OJO: no estoy hablando de la Resolución No. 8 del Banco de la República de Colombia, que es otra cosa). Así que el poder de acabar con el Dólar Today siempre ha estado en las exclusivas manos del BCV.
  1. Utilizar el aparato institucional del Estado, con todo el poder que le confieren la Constitución de la República y las leyes, para enfrentar con contundencia al poder monopolista de los grandes grupos económicos transnacionales y nacionales. Esta segunda y última recomendación cabe desglosarla como sigue a continuación.
SUNDEE:
  • Volver a los preceptos de la Ley de Derecho al Acceso a Bienes y Servicios, en lugar de la poco contundente Ley de Costos y Precios Justos. Finalidad: combatir la especulación, acaparamiento, remarcaje y boicot de manera efectiva.
  • Dejar el infructuoso enfoque en el minorista y atacar a los monopolios importadores, industriales y comerciales. Finalidad: concentrar los recursos operativos de la institución en la raíz del problema, no en sus consecuencias aguas abajo.
  • Establecer un sistema automatizado para monitorear en tiempo real las estructuras de costos totales de operación de los grandes grupos monopólicos y oligopólicos, tanto industriales como comerciales, con un cerebro maestro de data estadística. Finalidad: conocer, anticipar y prevenir cada movimiento de la burguesía en dirección a manipular los precios de los bienes y servicios.
SENIAT:
  • Empoderar a la Dirección de Precios de Transferencia para que active procedimientos eficaces que permitan combatir la sobrefacturación de importaciones. Finalidad: combatir la sustracción delincuencial de la renta petrolera, prevenir el desabastecimiento por fallas de importación, evitar el traslado de precios abultados de importación a la estructura de costos de producción y comercialización (inflación de origen), y combatir la evasión de impuestos aduanales.
  • Instrumentar la Revolución Tributaria –como lo han venido planteando diversos estudiosos y analistas- a través de la adopción de un sistema impositivo progresivo (mientras más ganancias, más alícuota impositiva) y de altas tasas, y la eliminación del ajuste por inflación a todas las empresas. Finalidad: por una parte, abatir la inflación por la vía de desestimular las alzas monopolistas de precios, dado que a mayor ganancia bruta al cierre del ejercicio económico aumenta la alícuota del ISLR y dichas ganancias van a parar a manos del Fisco Nacional, y dado que al no haber ajuste por inflación el valor patrimonial del monopolista disminuye conforme éste aumenta los precios; y por otra parte, minimizar la carga impositiva a la pequeña y mediana empresa y otras formas productivas alternativas de ganancias bajas y medias.
  • Instrumentar un plan especial para evitar la evasión del Impuesto sobre la Renta (ISLR) por parte de los grandes grupos monopólicos y oligopólicos. Finalidad: primero, viabilizar la Revolución Tributaria para que el ISLR sea realmente contundente; segundo, recuperar el poder regulador de la política fiscal, en particular las rebajas de impuestos como herramienta para incentivar la inversión productiva, y tercero, aumentar la recaudación fiscal que permita financiar la inversión social en el presupuesto nacional a través de la ganancia de la burguesía y no a través de impuestos indirectos a la población trabajadora, como el IVA.
  • Prohibir la importación desde paraísos fiscales, que todas las importaciones se hagan de origen. Finalidad: impedir la sobrefacturación de importaciones por la vía de la triangulación de importaciones.
SUPERINTENDENCIA ANTIMONOPOLIO:
  • Empoderamiento y autonomía para la aplicación efectiva de la Ley Antimonopolio promulgada en noviembre de 2014 por la vía habilitante, en particular la efectiva aplicación de las multas sobre el patrimonio de los grandes grupos monopólicos y oligopólicos. Finalidad: prevenir y sancionar las prácticas monopolistas basadas en la posición de dominio sobre el mercado.
MINISTERIO DE INDUSTRIA Y COMERCIO:
  • Atacar las distorsiones distributivas y productivas, tales como la simplificación productiva, la ralentización de la producción, la subutilización de la capacidad instalada, la alteración de las proporciones de productos distribuidos a las grandes cadenas y supermercados en detrimento de la red de abastos y bodegas territoriales, la alteración de las rutas de distribución, y todas las alteraciones en el despacho y venta de los bienes (alteración de los horarios de recepción de proveedores, disminución operativa de cajeros disponibles, ralentización de los puntos de venta, etc.). Finalidad: combatir el desabastecimiento programado y las colas.
  • Seguimiento y monitoreo a fondo de toda la actividad importadora, industrial y comercial del país. Finalidad: construir un cerebro maestro de data estadística que permita en tiempo real conocer, anticipar y prevenir los movimientos de los grupos monopolistas para desestabilizar la economía nacional.
  • Construir y mantener actualizado en tiempo real un Baremo de Precios Internacionales de Referencia que abarque la totalidad del Arancel de Aduanas, con todos sus códigos. Finalidad: proporcionar a CENCOEX y SENIAT un instrumento referencial para impedir la entrega de divisas destinadas a la fuga de capitales y evitar con ello la sobrefacturación de importaciones y la evasión de impuestos aduanales.
  • Formular un Plan Socialista de Industrialización del país, por sectores de actividad priorizados, con base en el pueblo, no en la burguesía. Finalidad: la creación de un universo bien engranado de pequeñas y medianas empresas mixtas, donde el Estado entre como socio aportante del capital productivo y los emprendedores del pueblo organizado entren como socio aportante del trabajo y la innovación (socio industrial). Esto implica ir un paso más allá del modelo de Estado financista (prestarle dinero al pueblo para que produzca), para pasar a un modelo de Estado productivo (asociarse con el pueblo para elevar las fuerzas productivas de la sociedad).
  • Exigir la presentación del Plan Anual Sectorial de Producción a cada uno de los sectores industriales del país, que sirva como base para autorizar la asignación de divisas para importaciones (agradezco a Juan García Viloria el haber llamado mi atención sobre este aspecto). Finalidad: garantizar que la asignación de divisas para importaciones al sector privado tenga como destino el aumento de los niveles de producción de bienes y servicios.
CENCOEX:
  • No asignar divisas que excedan el límite impuesto por el Baremo de Precios Internacionales de Referencia para cada tipo de mercancía a importar. Finalidad: evitar la entrega de divisas destinadas a la fuga de capitales y prevenir la sobrefacturación de importaciones.
SIEX:
  • Empoderamiento y autonomía para supervisar, vigilar y verificar el comportamiento de las empresas de capital extranjero. Finalidad: evitar el fraude en los contratos de transferencia tecnológica y asistencia técnica sobrevalorados o ficticios, así como en las regalías por licencias de marcas, y el pago de deuda externa contraída con empresas vinculadas.
CANCILLERÍA Y MINISTERIO DE COMERCIO EXTERIOR:
  • Revisión –como lo ha venido planteando hasta la saciedad Luis Brito García- de los acuerdos de doble tributación, para que las empresas transnacionales monopolistas que operan en Venezuela, tributen en Venezuela. Finalidad: permitir que la Revolución Tributaria funcione, porque nada se hace subiendo el ISLR a los monopolios, si éstos por un tratado internacional están exentos de pagar tributos en Venezuela, con la excusa de que deben pagarlo en el país de origen de la casa matriz.
  • Consolidar la conformación del Tribunal de Arbitraje de UNASUR. Finalidad: evitar en los tratados bilaterales de inversiones recíprocas, el tener que someter las controversias y disputas con las empresas transnacionales que operan en Venezuela a tribunales de arbitraje que son siempre favorables a los intereses de dichas empresas.
  • Revisar todos los tratados vigentes de inversiones recíprocas celebrados por Venezuela. Finalidad: garantizar el fiel cumplimiento de la nueva Ley de Inversiones Extranjeras promulgada en noviembre de 2014 por vía habilitante, específicamente las “condiciones a la inversión extranjera” en lo que atañe sobre todo a la obligatoriedad de orientarse a la exportación y el desarrollo de cadenas de suministro con proveedores nacionales que permitan incrementar el valor agregado nacional de la producción de las grandes corporaciones transnacionales que operan en el país y promover con ello el desarrollo industrial por conglomerados.
BCV:
  • Terminar el acuerdo con el Banco de la República de Colombia que permite la libre convertibilidad del bolívar y el peso colombiano en la frontera binacional. Finalidad: ilegalizar la actividad de las casa de bolsa de Cúcuta y con ello acabar con la existencia del Bolívar Cúcuta y, junto con éste, del Dólar Today.
  • Aumentar el encaje legal a los bancos que privilegien el crédito al consumo por sobre el crédito productivo (agradezco a José Gregorio Piña el haber traído mi atención sobre este aspecto). Finalidad: minimizar el impacto inflacionario de la expansión monetaria por la vía del crédito improductivo, es decir, el crédito que aumenta la demanda de bienes y servicios pero que al mismo tiempo no contribuye al aumento de la oferta en la economía real.
  • No vender las divisas a la burguesía, sino prestárselas a interés. Finalidad: obligar a la burguesía parasitaria transnacional y nacional, a devolver las petrodivisas de las cuales hacen uso.
MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN:
  • Elaborar cada año el Presupuesto Anual en Divisas (como lo han venido planteando diversos analistas y estudiosos de este tema). Finalidad: controlar institucionalmente el origen y destino de las divisas del país.
SENCAMER:
  • Fortalecimiento y autonomía para monitorear en tiempo real la calidad de los bienes y servicios que circulan en la economía nacional. Finalidad: impedir el aumento de la tasa de ganancia de la burguesía por la vía de la disminución de la calidad, en detrimento de la cabal satisfacción de las necesidades de la población.
  • Empoderamiento para el establecimiento de normas nacionales de calidad de bienes y servicios acordes con nuestro modelo socialista. Finalidad: romper el monopolio hegemónico de las normas de calidad y reglamentaciones técnicas que favorecen exclusivamente los intereses de las grandes transnacionales y sus países de origen, en detrimento de la pequeña y media industria nacional, así como de las formas alternativas de producción autogestionaria (cooperativas, empresas de propiedad social, producción comunal, etc.).
  • Fortalecer y empoderar a FODENORCA (el organismo de normalización nacional y de certificación del Estado) en lugar de a FONDONORMA. Finalidad: romper el monopolio de la normalización y la certificación que es ejercido en el país por FONDONORMA, organización afín a Fedecámaras.
GRAN MISIÓN ABASTECIMIENTO SOBERANO Y CLAPS:
  • Combate estricto al contrabando de extracción, mediante el cierre definitivo de la frontera colombo-venezolana y la rotación permanente de los funcionarios responsables. Finalidad: mejorar los niveles de abastecimiento, acabar con las colas y abatir la inflación que se produce por disminución delincuencial de la oferta de bienes.
  • Combate estricto al bachaqueo mediante la universalización de las captahuellas enlazadas entre todos los comercios y unidades de abastecimiento del Estado y de los CLAP, con cuotas de abastecimiento establecidas por hogares, no por personas individuales, debidamente censados mediante el cruce de las bases de datos del SAIME, el INE (Censo Nacional de Población y Vivienda), el SENIAT (Registro de Información Fiscal), el CNE (Registro Electoral), el Seguro Social y la data suministrada por el Poder Popular (los CLAP y los Comités de Resistencia). Finalidad: mejorar los niveles de abastecimiento, acabar con las colas y abatir la inflación por reventa especulativa y marcación de referencia (cesta Petare).
  • Evitar el clientelismo en los CLAP y Comités de Resistencia, que entraña el riesgo de desviación y corrupción, a través de la instrumentación de un sistema informático en Internet que permita el ejercicio de la contraloría social efectiva de toda la ciudadanía en tiempo real, para la vigilancia, monitoreo, seguimiento y control de todos los lotes de importación y producción, así como todos y cada uno de los despachos desde su origen y hasta su destino final en el sistema socialista de abastecimiento soberano. Finalidad: impedir la desviación y corrupción en el abastecimiento a la población, a través de la Transparencia Radical de todo el sistema y sus diferentes procesos.
  • Decretar el Monopsonio Estatal en todos los rubros protegidos (alimentos y medicamentos principalmente), donde todos los importadores y productores estén obligados a vender el 100% de los rubros protegidos exclusivamente al Estado (no como ahora que es solamente hasta el 50% dejando el otro 50% a merced de la desviación hacia el acaparamiento, el bachaqueo y el contrabando de extracción). Finalidad: garantizar el suministro regular y confiable de los volúmenes de abastecimiento de los rubros priorizados para toda la población del país, sin excepciones, al mismo tiempo que impedir la desviación de los rubros priorizados hacia el acaparamiento, el bachaqueo y el contrabando de extracción.
  • Instrumentar para cada uno de los rubros protegidos o priorizados, la venta programada por hogares censados en el 100% del territorio nacional, es decir, englobando al 100% de la población residente del país, apoyándose para ello en Aliados Territoriales de Despacho avalados por los CLAP y/o los Comités de Resistencia y/u otras instancias del Poder Popular organizado (consejos comunales, comunas, etc.). Finalidad: viabilizar operativa y logísticamente, el abastecimiento programado a toda la población, sin que nadie se quede por fuera.
  • Operar el sistema de abastecimiento soberano para cada uno de los rubros protegidos o priorizados, bajo el siguiente principio fundamental: ningún importador y/o productor puede vender excepto al Estado, y ningún consumidor puede comprar excepto a su Aliado Territorial de Despacho asignado. Finalidad: evitar que un mismo hogar se abastezca por encima de su cuota asignada y con ello atente contras las posibilidades del sistema de abastecer equitativamente a la totalidad de la población del país, al mismo tiempo que prevenir la desviación de los rubros protegidos o priorizados.
PODER POPULAR:
  • Empoderamiento y autonomía para aplicar con eficacia la Ley Orgánica de Contraloría Social, promulgando para ello el Reglamento de dicha Ley. Finalidad: permitir al pueblo todo ejercer el control efectivo y universal de la corrupción administrativa y las violaciones a la ley cometidas por los empresarios privados.
  • Instrumentar la Transparencia Radical en los organismos públicos y las empresas privadas, mediante la promulgación de la Ley de Publicidad de la Información Pública, que es un prerrequisito para que la vigente Ley de Infogobierno deje de ser letra muerta. Finalidad: permitir al pueblo todo ejercer el control efectivo y universal de la corrupción administrativa y las violaciones a la ley cometidas por los empresarios privados.

Coordinador del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Director Ejecutivo de la Fundación Punta de Lanza. Coproductor del Programa Radial “Trinchera del Poder Popular”. Productor Nacional Independiente No. 26.292. Investigador Independiente en Ciencias Sociales y Consultoría desde 1990.
 luisgavazut@yahoo.com      @gavazutcandanga 
Luis Enrique Gavazut

Acerca de juanmartorano

Abogado Revolucionario, comprometido con la Revolución Bolivariana y Socialista y Hugo Chávez.
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s